Enfrentamiento, nueva versión de la masacre en Durango

miércoles, 31 de marzo de 2010

DURANGO, Dgo., 31 de marzo (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado ofreció una nueva versión de la masacre registrada el pasado domingo en el municipio serrano de Pueblo Nuevo, que apunta a un enfrentamiento.

         En conferencia de prensa, Daniel García Leal  señaló que en el lugar donde perdieron la vida 10 personas, entre ellas ocho menores de edad, se levantaron 36 casquillos percutidos de “cuerno de chivo, 10 de AR-15 y uno de calibre 38 súper.

Además, mencionó que dentro de la caja de la camioneta marca Ford modelo 1993, de procedencia extranjera, en la que viajaban los ahora occisos, se localizaron  cinco cascos  percutidos calibre 7.62  y uno de .9 milímetros, aunque aclaró que en el interior del vehículo no había armas.

Ello, apuntó, arroja la hipótesis de que los ocupantes repelieron el ataque al registrarse un enfrentamiento, con lo que podría descartarse la idea de una ejecución, como se ventiló al principio.

Asimismo, manifestó que la información que la Procuraduría  General de Justicia (PGJ) proporcionó a los medios de comunicación fue la que dio el jefe de cuartel del municipio y la que ofrecieron personas que testificaron el hecho.

“Hemos sido muy claros al precisar que se trataba de versiones extraoficiales y por ningún motivo podrían ser tomadas como auténticas, hasta en tanto no se contara con las actuaciones del Ministerio Público responsable de realizar las investigaciones”, dijo.

Las primeras versiones, insistió, fueron manejadas con el propósito de dar a conocer a la opinión pública los sucesos verificados en el municipio de Pueblo Nuevo, “pero siempre bajo reserva, por tratarse de  hechos no autentificados por ninguna autoridad”.

Según García Leal, alrededor de las 18:00 horas del pasado domingo 28, la PGJ recibió, vía telefónica, informes de la comandancia regional de la Agencia Estatal de Investigación destacamentada en El Salto, Pueblo Nuevo, con relación a una balacera registrada en el poblado Los Naranjos, aproximadamente  a  las  14.00  horas  de  ese  día, en la que se aseguraba habían sido asesinadas diez personas jóvenes.

En las siguientes horas, señaló el procurador, se  generó  información  basada únicamente en los señalamientos de las  autoridades civiles, por lo que se desprendieron algunos datos que al final resultaron imprecisos.

Informó que ya se tienen los datos exactos de las personas que perdieron la vida, y aseguró que entre los occisos no había una niña de ocho años, pues las personas que murieron en el lugar, detalló, fueron: Yolanda, Iván, Érika y Margarito Ortega Rueda, de 19, 17, 11 y 13, años, respectivamente; Juana Francisca y Yessenia Sarabia Mancipas, de 17 y 15; Sergio González Luna, de 16; Carlos Ramírez Leyva, de 15, y Pedro y Lázaro Leyva Cabrera, de 16 y 19 años de edad, respectivamente.

El funcionario confirmó que los 10 jóvenes fallecidos eran habitantes del  poblado  El Aval, perteneciente a Pueblo Nuevo, y se dirigían al Ejido Los Naranjos cuando fueron acribillados, lo que deshace la versión inicial de que iban a recoger becas del programa Oportunidades.

También aclaró que no existe evidencia alguna de que antes de la agresión haya descendido de la camioneta dos mujeres de edad avanzada que supuestamente salieron ilesas.

Y no descartó el hecho de que dos bebés --de ocho y nueve meses-- hubieran sobrevivido al ataque.

Comentarios