Sepultan a Caballero Vega, chofer de Pancho Villa

miércoles, 31 de marzo de 2010

GUADALUPE, N.L., 31 de marzo (apro).- Juan Carlos Caballero Vega, combatiente revolucionario de la División del Norte, quien falleció ayer a los 109 años de edad, fue sepultado hoy en el panteón municipal del ejido Las Escobas, de esta ciudad.

El veterano revolucionario, quien en su juventud se desempeñó como chofer del general Francisco Villa y participó en la incursión punitiva a Columbus, Nuevo México, en 1916, tenía unos 20 años viviendo en un modesto asilo de ancianos ubicado al pie del cerro de La Silla.

En el cortejo fúnebre participaron sus compañeros de asilo y vecinos de colonias aledañas. No estuvieron autoridades civiles o militares.

En la velación, Raúl Rubio Cano, exmilitante de la Liga Comunista 23 de Septiembre, colocó una bandera mexicana sobre el féretro, “para honrar sus invaluables servicios a la patria”.

Caballero Vega se enroló en la División del Norte, a los 14 años de edad.

Debido al abandono en el que se encontraba, en marzo de 2009, Caballero Vega recibió atención oftálmica en la clínica “República de Cuba”, en Saltillo, Coahuila, un programa entre el cubano “Operación Milagro” y el gobierno de esa entidad, que coordina una nieta del general villista Rodolfo Fierro.

Esta agencia publicó ayer partes de la última entrevista concedida por Caballero Vega, en la que criticó el “entreguismo” del gobierno de Felipe Calderón a los intereses estadunidenses, al afirmar que era consecuencia del “hambre y la desolación” en el país, y asegurar que había “muchas similitudes” entre los primeros años del siglo XX y nuestros días.

 “El pueblo tiene que defenderse. Si es necesario hay que tomar las armas. Y si los jóvenes no quieren, pues aquí estamos los viejos. Ya no tenemos nada que perder. Las injusticias nos mantiene en pie ¡si señor! Hay que darle… hasta el último cartucho”, dijo.

 A diferencia de muchos de sus contemporáneos, Juan Carlos Caballero jamás ocupó cargos públicos ni hizo negocios al amparo del poder, lo que fue recordado en su funeral.

 “Siempre tendremos el recuerdo de `Carlitos` por su carácter firme y sus valentía. Jamás olvidaremos sus historias, ni tampoco su honestidad y su honor”, fueron las palabras de despedida de uno de sus compañeros de asilo, en el cementerio municipal.

Comentarios