Ejecutan a tres policías en Michoacán; una era mujer

viernes, 5 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de marzo (apro).- La violencia ligada al crimen organizado centró sus acciones criminales este día contra cinco efectivos policiales, tres de los cuales murieron en Michoacán y dos fueron levantados en Sinaloa.
    En Venustiano Carranza, Michoacán, una mujer policía de Vista Hermosa, identificada como María de los Ángeles Rangel Velázquez, de 30 años de edad, fue tortura y asesinada luego de haber sido levantada la noche del miércoles 3 por un grupo de sujetos que viajaban a bordo de una camioneta tipo Suburban, de color negro y vidrios polarizados, que huyeron con a Ixtlán.
    El cuerpo de la servidora pública tenía el “tiro de gracia”; fue localizado sobre la carretera Venustiano Carranza-Pajacuarán, en el sitio conocido como El Arco.
Las autoridades ministeriales precisaron que la mujer policía, originaria y vecina de Vista Hermosa, se encontraba  tirada a orillas de la carretera; su cuerpo presentaba múltiples heridas producidas por disparo de arma de fuego en diferentes partes y heridas profundas en muñecas de ambas manos y piernas, producidas por algún arma punzo cortante.
Mientras tanto, en Lázaro Cárdenas, Michoacán, un agente de la Policía Federal resultó muerto y uno más, herido, tras un enfrentamiento registrado hoy en las inmediaciones de la Autopista Siglo XX, a la altura de la caseta de Feliciano, en los límites de Michoacán y Guerrero.
El ataque se produjo poco después de las 19:30 horas de este viernes, cuando un grupo armado enfrentó a tiros a elementos federales en esa autopista.
    Por otra parte, en el estado de Sinaloa, fueron levantados el comandante de la Unidad Mixta de Atención al Narcomenudeo (UMAN), Elpidio Román García Ramírez, y un agente que lo acompañaba, cuando cenaban la noche del jueves pasado en un negocio ubicado en la colonia Loma Linda, Culiacán.
Según el reporte policial, el comandante y el agente, Guillermo Salvador Cabrera López, consumían alimentos en una taquería ubicada sobre la avenida México 68, casi esquina con Cerro Agudo, cuando se percataron que varios hombres armados bajaban de camionetas.
Aunque opusieron resistencia, los delincuentes armados con fusiles AK-47 los obligaron a subir a una de las tres unidades en las que viajaban. Hasta el momento se desconoce su paradero.