Víctimas de Juárez y atropellos del Ejército y la Marina ausentes en informe de la CNDH

viernes, 5 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 5 de marzo (apro).- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia, rindió hoy su primer informe de labores en el que omitió referirse a los atropellos y violaciones a las garantías individuales contra civiles cometidos por integrantes de ambas dependencias en la guerra contra el narcotráfico.
Organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, entre otras, han denunciado la impunidad del fuero militar para casos de violaciones de derechos humanos cometidos contra civiles en la guerra contra el narcotráfico.
En su discurso pronunciado ante el presidente Felipe Calderón en la residencia oficial de Los Pinos, Plascencia tampoco hizo referencia al caso de los jóvenes asesinados en Ciudad Juárez, Chihuahua, a manos de presuntos sicarios del narcotráfico, sin que, hasta ahora, hayan sido detenidos los autores intelectuales de la matanza.
Plascencia, quien hace 45 días tomó posesión como presidente de la CNDH, lanzó su crítica más fuerte sólo hacia los casos de desaparición forzada y asesinatos de periodistas.
“En este sentido, expreso la más enérgica condena por el hecho de que, en 2009, se haya presentado el mayor número de atentados y agravios contra periodistas y defensores civiles de derechos humanos en los últimos años. Se radicaron 105 expedientes de queja en el año, 79 de ellos por actos cometidos en perjuicio de periodistas y 26 en agravio de defensores civiles”, dijo.
Sobre este punto, Plascencia demandó a las autoridades tomar las medidas necesarias para terminar con la impunidad prevaleciente, a fin de que indaguen y agoten cada una de las líneas de investigación.
Además, Plascencia señaló que 20 recomendaciones del organismo no fueron aceptadas por un total de 25 autoridades responsables.
Para recomponer esta situación, Plascencia propuso que las entidades de gobierno que desatiendan las recomendaciones de la CNDH sean llamadas a comparecer ante las comisiones de Derechos Humanos de las cámaras de Diputados y Senadores para explicar su negativa.
Plascencia enfocó una parte sustancial de su discurso hacia el incremento en los niveles de secuestros, robos, atentados contra migrantes, y abusos contra los grupos en situación de vulnerabilidad, producto de “las coyunturas que en distintos órdenes afectaron la vida en México durante 2009”.
En su oportunidad, el anterior presidente de la CNDH, José Luis Soberanes, rechazó que las Fuerzas Armadas se avocaran casi por completo a combatir al narcotráfico sin marcos de referencias claros que impidieran posibles violaciones a las garantías individuales.
Ahora éste tema ya no formó parte al menos en el discurso del sucesor de Soberanes. Desde el atril colocado en el salón “Adolfo López Mateos” de los Pinos, Plascencia dijo que el entorno económico provocó la salida de mexicanos hacia otras zonas en busca de trabajo.
“La mayoría de ellos emprendió camino hacia Estados Unidos, en la mayoría de veces, bajo condiciones inhumanas y generalmente expuestos a los abusos de las autoridades en ambos lados de la frontera, o siendo víctimas de redes de delincuentes que, amparados en la impunidad, han encontrado en el tráfico de personas una forma de vida”, sentenció.

Comentarios