Incendios

domingo, 7 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 7 de marzo (apro).- Conmovedor es, sin duda, el primer adjetivo que viene a la mente después de presenciar el montaje de Incendios, obra del dramaturgo franco-canadiense-libanés, como se autodenomina Wajdi Mouawad, que bajo la dirección de Hugo Arrevillaga, uno de los más talentosos jóvenes directores de la escena mexicana, se presenta en el Teatro Benito Juárez, con la compañía Tapioca Inn.

A partir de la dolorosa experiencia de la guerra en tierras libanesas, Mouawad aborda el tema desde la perspectiva de una víctima silenciosa: Nawal (la mujer que canta), una joven que huye de una comunidad donde las mujeres prácticamente no tienen valor, no sin antes ser despojada de su primogénito para salvar la honra de su familia.

Las acciones inician con la muerte de Nawal y la lectura de su testamento,  después de vivir en silencio absoluto los últimos años de su vida. Como última voluntad pide a sus hijos gemelos, Julia y Simón,  buscar a su padre, que creían muerto, y a su hermano, de quien desconocían su existencia, para entregarle a cada uno un sobre con una carta escrita por ella.

A partir de esta circunstancia se desencadena una serie de situaciones en un largo flashback, que rayan en lo melodramático –en el mejor sentido de la expresión–, pero con gran verosimilitud, para mostrarnos las profundas huellas que la guerra puede dejar en un ser humano, pero también la posibilidad de superarlas a través del amor y el perdón.

El inesperado final es uno de los momentos más impactantes de esta obra, moderna versión del Edipo de Sófocles en la que, a diferencia del clásico griego en el que el destino ineludible depende totalmente de los dioses, aquí es resultado de las acciones cotidianas de cada uno de sus protagonistas.

Karina Gidi, quien interpreta a Nawual, refrenda con este trabajo su calidad de primera actriz, contrastando en mayor o menor grado con el resto del elenco, muchos de ellos integrantes permanentes de Tapioca Inn, que no logran el mismo nivel histriónico de Gidi, en quien recae el mayor peso de la puesta.

El resto del elenco lo integran Pedro Mira, Rebeca Trejo, Jorge León, Alejandra Chacón, Mauricio Garmona, Concepción Márquez y Guillermo Villegas. La traducción es de Humberto Pérez Mortera, la escenografía e iluminación de Auda Caraza y Atenea Chávez, la música de Ariel Cavalieri y el vestuario de Mario Marín del Río.

Incendios es la segunda obra de una tetralogía de Wajdi Mouawad que inicia con Litoral (texto que ya fue montado en México por Arrevillaga), así como Bosques y Cielo, que esperamos también sean llevadas a escena en el futuro por Tapioca Inn.

Incendios continúa su temporada en el Teatro Benito Juárez hasta el domingo 21, con funciones los viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas; pero seguramente, dado el éxito que ha tenido hasta ahora, próximamente la veremos en otro teatro de la Ciudad de México en una  nueva temporada.

Comentarios