Movimiento ciudadano exige la reducción de financiamiento público a partidos

jueves, 1 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).- Con el respaldo de 30 mil firmas, el movimiento ciudadano por la reducción del financiamiento público a los partidos políticos (“¡Ya bájenle! Menos dinero a los partidos”) exigió al Congreso el cumplimiento de compromisos asumidos antes de la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2010, por medio de los cuales los legisladores de todos los partidos aceptaban esa disminución ante la crisis económica.
    El movimiento “¡Ya bájenle!” surgió a finales de octubre del año pasado, luego del proceso electoral intermedio de julio, con la idea de incidir en los legisladores federales sobre las negociaciones para la conformación del PEF.
    A esa expresión ciudadana se sumaron los politólogos Denisse Dresser y Sergio Aguayo, quienes, en las elecciones federales de julio de 2009, también convocaron a los ciudadanos a hacer manifiesta su inconformidad con los partidos políticos anulando su voto.
    Como resultado de las movilizaciones por la reducción presupuestaria a los institutos políticos, a fines del año pasado los legisladores aprobaron un artículo transitorio de decreto del PEF por el que se comprometían a que, una vez modificado el régimen de financiamiento de los partidos políticos para efectos de reducir la ministración anual prevista en el gasto programable del IFE, “el presupuesto del ramo autónomo se ajustará en exacta proporción a la reducción aprobada y aplicará únicamente para las ministraciones no devengadas”.
    Y ahora las organizaciones sociales Alianza Cívica, Asamblea Nacional Ciudadana y Propuesta Cívica destacaron en un comunicado que es “impostergable” la disminución del presupuesto público dirigido a los partidos políticos, que para este año será de 6 mil millones de pesos.
    De acuerdo con las organizaciones, esa cifra está compuesta por 3 mil 12 millones de pesos del financiamiento aprobado en el PEF y mil millones de los tiempos oficiales, más las aportaciones que cada estado da a los partidos políticos, considerando que en 14 entidades el monto se duplica porque habrá elecciones.
    Tras anunciar que después del periodo vacacional de Semana Santa realizarán movilizaciones, los activistas resaltaron que, tomando en cuenta el PEF 2010, solamente los 3 mil 12 millones de pesos equivalen a dos veces el presupuesto total de becas para jóvenes de escasos recursos, cinco veces lo destinado al Instituto Nacional de Cancerología y 4.5 veces al de Pediatría.
    “A los partidos se les destina 1.5% veces el presupuesto del Sistema Nacional de Investigadores, 20 veces el del Instituto Nacional de las Mujeres y 50 veces el del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación”, puntualizaron.
    Y añadieron que es necesario que los legisladores aprueben las reformas al artículo 41, fracción II de la Constitución, que regula la fórmula de cálculo de los recursos públicos que se entregan a los partidos  antes de que concluya el actual periodo de sesiones, es decir antes del 30 de abril.
    La propuesta ciudadana señala que para quitarle a los partidos mil 800 millones de pesos, es necesario que la fórmula de distribución de fondos “queden vinculados al número de votos válidos emitidos en una elección, y no como ahora se calculan, con base en el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral”.
    Según las organizaciones, debe conservarse en las modificaciones legislativas la normatividad sobre la “preeminencia del financiamiento público sobre el privado”, la prohibición de compra de espacios en radio y televisión para campañas electorales, así como “la distribución de un 30% igualitaria y 70% de acuerdo con los votos obtenidos por cada partido”.

Comentarios