Pederastia en Iglesia: Rivera, de cómplice a denunciante

jueves, 1 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).- A pesar de enfrentar una acusación por proteger al padre Nicolás Aguilar, inculpado en varios casos de abuso sexual, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, les advirtió hoy a sus sacerdotes que no los defenderá en caso de que resulten involucrados en casos de pederastia.
    “Advierto a ustedes, mis sacerdotes, que si alguno de ustedes comete estos abominables actos, ni un servidor ni la arquidiócesis defenderá o tolerará al delincuente”, les dijo el cardenal a los casi 500 sacerdotes que reunió en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, durante su homilía del Jueves Santo.
    El arzobispo agregó que, lejos de proteger a los curas pederastas, promoverá que la autoridad civil actúe con todo el rigor de la ley y pague, en consecuencia, por sus crímenes. “No gozamos ni debemos gozar de ningún fuero”, advirtió.
    En la ceremonia, dedicada también a la renovación de los votos sacerdotales, el cardenal añadió categórico:
    “Son algunos sacerdotes deshonestos y criminales, que con sus abominables acciones y abusos a niños inocentes han dañado irremediablemente a sus víctimas, han traicionado su ministerio sagrado, han enlodado a la Iglesia y han avergonzado a sus hermanos sacerdotes.”
    Asimismo, Rivera Carrera, quien fue acusado QUIEN FUE ACUSADO DE PROTEGER A pidió a sus obispos auxiliares que revisen sus respectivas vicarías, a fin de que se aseguren de que no haya casos de pederastia. Y si los hay, que tengan siempre la voluntad de ayudar a las víctimas.
    Llamó también a reportar al Tribunal Eclesiástico cualquier anomalía relacionada con esos delitos. Además, les pidió a sus obispos auxiliares que tengan cuidado con la admisión de sacerdotes foráneos:
    “Les pido que sean cuidadosos en la admisión de sacerdotes que provengan de otras diócesis y no los acepten sin estar plenamente seguros de su integridad moral y psicológica.”
    A las autoridades del Seminario Conciliar de su arquidiócesis, el cardenal les pidió tener “cuidado y diligencia” en la selección de sus seminaristas. Y ordenó que se expulse definitivamente a quienes, ya estando en el seminario, presenten “tendencias patológicas que podrían lamentar”.

 

Comentarios