Activistas exigen al Episcopado "acciones concretas" contra sacerdotes pederastas

lunes, 12 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 12 de abril (apro).- Diversas organizaciones civiles pidieron hoy a la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) que emita “medidas concretas y efectivas para castigar” a sus sacerdotes pederastas, que “no obstaculice la acción de las autoridades civiles” y que, además, “repare integralmente el daño a las víctimas”.
Mediante un desplegado de prensa, las organizaciones exigieron al Episcopado que emita dichas medidas durante su LXXXIX asamblea plenaria que se celebrará a partir de hoy y hasta el viernes 16 en la sede de la CEM, ubicada en Lago de Guadalupe, estado de México.
De acuerdo con el desplegado, los abusos sexuales contra menores de edad cometidos por los ministros de culto son, además, “una violación del alma, una herida profunda que marca de por vida a las víctimas”, debido al “poder simbólico que tiene la investidura sacerdotal”.
Las organizaciones se oponen “a que los obispos envíen primero a la Santa Sede” los casos de sacerdotes pederastas, pues esta práctica obstaculiza la labor de las autoridades judiciales y prácticamente encubre a los delincuentes, se lee en el texto.
Y añaden: “El encubrimiento de este delito criminal por parte de la Iglesia católica como institución es un comportamiento de orden estructural que alcanza a todos los niveles de autoridad en esta Iglesia y debe erradicarse definitivamente de la institución”.
Indican que el caso del sacerdote Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, “reúne todos los aspectos sombríos del encubrimiento y complicidad institucionales por parte de obispos, arzobispos, cardenales locales y de la Santa Sede, y hasta de los mismos Papas”, ya que éstos encubrieron a Maciel durante “más de 50 años”.
El desplegado hace referencia a las peticiones de perdón que han hecho los Legionarios de Cristo, el papa Benedicto XVI y otros jerarcas católicos, pero afirma que esas peticiones “son insuficientes”.
Y concluye: “Seguimos esperando mecanismos concretos y efectivos que permitan erradicar esta pandemia del interior de la Iglesia católica”.
El texto está firmado por más de 50 organizaciones civiles, entre ellas: la Academia Mexicana de Derechos Humanos, Católicas por el Derecho a Decidir, Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos”.
La CEM, por su parte, ya aseguró –en un desplegado de prensa emitido el pasado miércoles 7– que los obispos del país aplicarán “tolerancia cero” contra sus curas pederastas y que serán denunciados ante las autoridades civiles por la propia Iglesia.
En los trabajos programados para su asamblea plenaria, la CEM no tiene previsto debatir sobre el tema de la pederastia sacerdotal. La reunión –a la que asistirán los más de cien obispos y arzobispos del país– se centrará más bien en “revisar y aprobar” los “programas” de las distintas comisiones episcopales, a fin de dar “un eficiente servicio” a los fieles católicos, según un comunicado el máximo organismo de la jerarquía católica del país.
De acuerdo con el vocero de la CEM, el sacerdote Manuel Corral, las penalidades contra los sacerdotes pederastas ya están estipuladas en el Código de Derecho Canónico, mientras que la legislación civil también tiene sus propias sanciones.
“Desde hace años, los castigos contra los sacerdotes pederastas ya están claramente estipulados en las leyes eclesiásticas y civiles”, afirma el vocero.