El acervo más completo de periódicos de la Revolución

martes, 13 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 13 de abril (Proceso).- Los periódicos de la Revolución Mexicana es el nombre de la muestra que forma parte de la hemeroteca del investigador Roberto Velásquez Nieto, a inaugurarse este 16 de abril en el Gran Hotel Ciudad de México, con motivo del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución.

La exposición reflejará la prensa nacional de los siglos XIX, XX y XXI a través de 100 periódicos, distribuidos en varias sesiones o etapas que dan fe historiográfica sobre el Bicentenario. 

Velásquez Nieto, investigador huésped del Centro de Estudios Mexicanos de la Universidad de Texas, en Austin, es poseedor de la hemeroteca. Buena parte del acervo está conformado por “periódicos raros”, como él les llama, o ediciones que se han hecho únicas con el tiempo.  

El maderismo, la Constitución de Aguascalientes, el obregonismo, “los diferentes periodos de la Revolución”, a decir del investigador, son el hilo conductor de la muestra. 

“Para ser la primera exposición sobre el tema, qué mejor escenario que el marco del Bicentenario y uno de lo edificios patrimonio nacional y de la humanidad con tanta historia en el Centro Histórico, como lo es el Gran Hotel de la Ciudad de México.”

El edificio porfiriano, que fuera El Centro Mercantil, se inauguró en 1898 y funcionó como almacén hasta 1966. Tiene una decoración art noveau, vitrales de Tiffany y ascensores de comienzos del siglo XX de origen inglés, además de un candelabro estilo Luis XV, como se puede ver a la entrada del lugar.

La invitación a la exhibición hace referencia a la inauguración de El Centro Mercantil en el periódico El Mundo de diciembre de 1898, ejemplar que podrá verse ahí.

Estará también a la vista una imagen de Miguel Hidalgo que data del periódico Cosmos  de 1926, que acompaña al artículo El verdadero Hidalgo. Es un retrato a lápiz del llamado “Padre de la Patria”, a quien la historia se ha empeñado en presentar como un hombre mayor de cabello canoso y calvo. Sin embargo Cosmos lo presenta como un hombre adulto de entre 40 y 50 años, con cabello abundante y oscuro.

También se presentará por primera ocasión una imagen no conocida de Velásquez de María Concepción de la Llata, La Madre Conchita, quien iba a ser la autora intelectual del asesinato de Álvaro Obregón. La foto está tomada entre 1910 y 1920, cuando era madre superiora de las Capuchinas Sacramentarias: Una foto donde se le ve sin hábito, en el huerto del convento, cerca de una fuente.

La hemeroteca forma parte de la herencia familiar que le dejó su padre Roberto Velásquez Olvera, y que ha seguido creciendo; a la fecha está conformada por 3 mil periódicos y catalogada siguiendo el sistema decimal de la Biblioteca del Congreso de Washington, EU.

“Mi padre inició en los años cuarenta y la retomé como un patrimonio familiar invaluable, como una forma de esclarecer o de tener acontecimientos de verdad histórica.”

La hemeroteca está clasificada en 50 fondos en total, tanto de personajes como de momentos históricos, de prensa católica, de prensa nacional, estatal, regional.

“El acervo es importante, porque en el caso de México, por ejemplo, el Archivo Secreto Vaticano, según la normativa, sólo puede ser consultado hasta 1921. De esa fecha a 1930, no hay nada, y nosotros tenemos periódicos de esas fechas.

“Mediante ella se da cuenta de la trifulca, del México bronco, de la Revolución, donde finalmente un periódico era el medio más importante en ese momento, tanto de comunicación, de poder, de tertulia, de convivio, de relaciones diplomáticas en el mundo, no había más que los periódicos, no había digitalización ni internet.”

Entre los intereses para continuar con esta herencia familiar suya, Velásquez destaca tres puntos: su vocación como investigador, como queretano (“por que es en esa entidad donde se cruza la historia en México”), y la Revolución Mexicana como hecho histórico:

“La Revolución Mexicana es un término muy ambiguo y de interés para mí porque inicia con los festejos del Centenario en 1910, y ante el festejo surge la Revolución, y por supuesto todo lo que conlleva, y que culmina hasta la última lucha religiosa en 1930 conocida como La Cristiada.”

Respecto al festejo del Bicentenario, Velásquez piensa que es relevante desde el punto de vista de una hemeroteca de periódicos:

“Ahí radica su importancia, la idea es reflejar qué fuimos, qué somos y qué llegaremos a ser, esclareciendo a través de los medios de comunicación un trabajo que ahora es historiográfico, esa es la parte rica, no está dirigida a una élite, tampoco es facciosa o dogmática, es una muestra que trata de la construcción de un México.”

En referencia a los desafíos que el periódico actual contempla ante la tecnología, el investigador dice sentirse tranquilo:

“No va a desaparecer... El internet es una cosa, la digitalización, el escáner y todo eso es algo actual, no estoy en contra. Pero un archivo, un periódico (en este caso aunque se digitalice el original) no va a perder su valor, porque es el único. El internet sirve para que lo veas en pantalla, lo imprimas, lo rayas si quieres, pero el original con el tiempo lo único que puede es cobrar más importancia.

“Esta muestra está en cierta forma dirigida a las nuevas generaciones y como tal no estoy en contra de los nuevos medios, al contrario, son un complemento.” 

Los periódicos de la Revolución Mexicana, de entrada gratuita, sólo estará ocho días expuesta en el Gran Hotel de la Ciudad de México, frente al Zócalo.

Comentarios