Mujeres de Atenco exigen la excarcelación de indígenas presas en Querétaro

miércoles, 14 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de abril (apro).- Un grupo de mujeres de Atenco se dio cita ayer en el penal San José El Alto, Querétaro, para exigir  la liberación inmediata de Alberta Alcántara y Teresa González, las dos indígenas otomíes acusadas del presunto “secuestro” de seis miembros de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI).
En un comunicado, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez informó que la visita de las mujeres atenquenses fue “una muestra de solidaridad”, pues ellas, recordó, también fueron víctimas de un sistema penal injusto.
Dijo que dichas mujeres fueron detenidas “de manera ilegal y arbitraria”, durante un operativo policiaco realizado en Texcoco y San Salvador Atenco, en 2006, cuando realizaban una protesta social que culminó en un enfrentamiento entre policías federales y miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, encabezado por Ignacio del Valle, quien fue condenado a más de 60 años de prisión.
    El Centro Pro agregó que durante la detención de las mujeres atenquenses hubo tortura y luego las sometieron a un proceso penal en el que se les fincaron delitos fabricados por las autoridades, como ataques a las vías de comunicación, secuestro equiparado y delincuencia organizada.
“En el caso de Alberta y Teresa, también se ha evidenciado la fabricación de pruebas y la imputación de delitos que no existieron, utilizando perversamente el sistema de justicia penal”, según el texto.
    Las atenquenses, anotó, recuperaron gradualmente su libertad a través de diversas acciones jurídicas con las que comprobaron su inocencia, aunque después de varios meses y en algunos casos años.
    “Ellas debieron actuar así ante un sistema que presume su culpabilidad previa y erróneamente, como en el caso de Alberta y de Teresa, pero su liberación no implicó el acceso a la justicia”, añadió el comunicado de la organización civil.
Y recordó que las indígenas otomíes fueron detenidas a consecuencia de un operativo irregular realizado por miembros de la desaparecida AFI, el 26 de marzo de año 2006, cuando ambas mujeres se opusieron a la prepotencia de los agentes que pretendían abusar de los comerciantes de un tianguis.

Comentarios