Revive el INBA solicitud para declarar monumento nacional el Museo de Antropología

miércoles, 14 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de abril (apro).- El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) presentó una propuesta de decreto para que el Museo Nacional de Antropología (MNA) --diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez en 1963-- sea declarado monumento nacional, conforme a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.
    El anuncio, que dio a conocer hoy la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Cofemer), coincide con el recorrido que Michelle Obama, esposa del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, realizó al recinto museográfico ubicado en Reforma y Gandhi, en el Bosque de Chapultepec, acompañada por Margarita Zavala, esposa del jefe del Ejecutivo, Felipe Calderón; Arturo Sarukhán, embajador de México en el vecino país del norte, y Alfonso de Maria y Campos, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
    Sin embargo, la solicitud refiere que el proyecto fue presentado en noviembre de 2007, con el número de expediente 01/0406/061107 (referencia: SEP/14177), pero “no fue publicado” y ahora se hace una nueva solicitud sin modificarlo en la esencia, pero haciendo “más claro su contenido”.
    Lo cierto es que, aunque el 13 de septiembre de 2007, la Comisión Nacional de Zonas y Monumentos Artísticos emitió una opinión favorable al proyecto de declaratoria de monumento, fue hasta el pasado 17 de febrero cuando el INAH anunció oficialmente su anuencia para la expedición de dicha declaratoria.
    El Museo Nacional de Antropología es una dependencia del INAH pero, por tratarse de un inmueble construido en el siglo XX, corresponde su cuidado y preservación al INBA, institución que presentó el proyecto.
    La propuesta apela a los objetivos de preservación del patrimonio artístico del país, planteados en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, así como a la “innovación arquitectónica” que representa el MNA,
    “En el diseño de sus espacios interiores y exteriores se utilizó un lenguaje formal y único que, combinado con el manejo del diseño estructural, materializa dos tipos de sistemas constructivos, uno de concreto y otro de acero prefabricado. Además, en su construcción se utilizaron materiales tradicionales resultando así una afortunada combinación de tecnología y tradición”, señala.
    Se alude también a su historia: que se empezó a construir en febrero de 1963, en el marco del Programa para el Desarrollo de un Sistema de Museos, impulsado por el entonces secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, en el gobierno de Adolfo López Mateos.
    El museo fue diseñado por Ramírez Vázquez y construido por los arquitectos Ricardo Robina, Rafael Mijares y Jorge Campuzano. Es “representativo de la arquitectura mexicana del siglo XX” y se puede considerar dentro del movimiento moderno, caracterizado, entre otros elementos, por el racionalismo, “que se inclina a la concepción espacial a partir de la solución y función estructural, dando como resultado una síntesis de las corrientes internacionales sin dejar de lado algunos elementos tomados de la tradición, lo que la constituye como una referencia obligada a nivel internacional”.
    Se destaca la obra plástica que concretó la propuesta integral “de conjugar el arte precolombino y el contemporáneo”, elaborada por artistas como José y Tomás Chávez Morado, autores de la columna de bronce denominada el Paraguas; Mathias Goeritz, Carlos Mérida, Raúl Anguiano, Leonora Carrington, Rafael Coronel, Manuel Felguérez, Arturo García Bustos, Jorge González Camarena, Iker Larrauri, Adolfo Mexiac, Pablo O’Higgins, Rufino Tamayo y Alfredo Zalce.
    El proyecto de declaratoria está en espera de ser firmado por el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio.

Comentarios