Ejército descubre centro de espionaje político en Cancún

jueves, 15 de abril de 2010

CANCÚN, Q. Roo., 15 de abril (apro).- El Ejército Mexicano descubrió un centro de espionaje político, provisto de sofisticados equipos de tecnología israelita para la intervención de telecomunicaciones, que presuntamente era operado por el gobierno municipal, cuyo alcalde, Gregorio Sánchez Martínez, de licencia por 90 días, es precandidato a la gubernatura por los partidos de oposición.
     El centro de espionaje fue encontrado por personal del 64 Batallón de Infantería en el departamento 401 de los condominios Xcaret, ubicados en la calle Jaleb de la Súper manzana 20, en pleno centro de la ciudad, gracias a una denuncia anónima que alertó sobre la presencia de hombres armados.
     En el cateo los militares encontraron computadoras y sistemas digitales de intervención de líneas de teléfono convencionales, celulares y de radiocomunicación, así como de correos electrónicos, máquinas de escaneo, grabadoras de audio y vídeo, pantallas de sonido digital y digitalizadores, cámaras de rayos infrarrojos y dispositivos para el seguimiento de personas y vehículos en movimiento, entre otros equipos.
     Ahí también se encontraron dos camionetas Van equipadas que presuntamente servían como centro operativo móvil.
     Aunque las autoridades federales no han hecho revelaciones en torno al caso, las sospechas de que este sitio fue montado por el ayuntamiento de Benito Juárez, cuya cabecera es Cancún, surgió porque Manuel Vera Salinas, exjefe de escoltas del alcalde y exdirector de la Academia de Policía, acudió al sitio en cuanto se enteró de la llegada de los militares para tratar de impedir el operativo militar.
     El argumento que esgrimió Vera Salinas a los militares fue que se trataba de una oficina del ayuntamiento adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito y Bomberos del municipio, que encabeza el general retirado Urbano Bañuelos. Su explicación no fue aceptada por los soldados, quienes le pidieron retirarse del área.
     De acuerdo con la documentación incautada por el Ejército, desde esas instalaciones se espiaban los movimientos de políticos, empresarios, dirigentes sociales y periodistas, de quienes, además, se encontraron fichas personales con fotografías.
El  ayuntamiento del deslindó de este centro de espionaje y de Vera Salinas, quien es recordado por sus acciones represivas durante el tiempo en que se desempeñó como jefe policíaco en Oaxaca.
El secretario del Ayuntamiento, Lenin Zenteno Ávila, aseguró que Vera Salinas ya no trabaja para el gobierno municipal, en tanto que la regidora Latifa Musa Simón, encargada provisional de la Comuna, negó que ésta haya montado ese centro de espionaje, y consideró preocupante que se involucre a esa instancia sin tener pruebas contundentes.

Comentarios