Pepín López Obrador anuncia su retiro de la política

viernes, 16 de abril de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 16 de abril (apro).- El exdirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), José Ramiro López Obrador, Pepín, anunció su retiro definitivo de la política para dedicarse a negocios privados.
El hermano del “presidente legítimo”, Andrés Manuel López Obrador, se va en medio de acusaciones de corrupción como alcalde del municipio de Macuspana en el trienio 2004-2006, principalmente por la compra de 77 hectáreas de terrenos para el fracasado proyecto urbano Macuspana Siglo XXI y que sus sucesores en el cargo, también del PRD, terminaron vendiendo, turbiamente, casi a la mitad.  
Además, en los comicios de octubre pasado, provocó la peor derrota electoral del PRD como dirigente estatal. El partido perdió seis de los siete principales municipios de Tabasco que tenía en su poder, aunque ganó cuatro pero de menor importancia económica y política.
En el Congreso local, de 17 diputados que el PRD ganó 2006, en octubre pasado sólo obtuvo 11.    
En entrevista con una radiodifusora local, Pepín López Obrador argumentó cansancio y desgaste en la actividad política, por lo que públicamente se despidió “para siempre”, y anunció que ahora trabajará en una “granja” en la que invertirá el patrimonio que le heredó su padre.
    Aclaró que no está decepcionado de la política, pero que ésta, dentro del PRD, es cansada y desgastante, además de que la “traición” está permanentemente presente.
    Reveló que su decisión la consultó con su hermano Andrés Manuel, quien se opuso y le propuso que lo ayudara como representante de su movimiento nacional en el norte de Chiapas.
    Sin embargo, dijo que no lo convenció y le informó de su decisión final de retirarse definitivamente de la política, en la que se inició en 1988 durante la primera campaña a la gubernatura de Andrés Manuel.    
    Respecto a las imputaciones de corrupción en su contra, se deslindó. Pepín sostuvo que forman parte de una embestida política para afectar la imagen del apellido López Obrador.
    Rechazó que estuviera huyendo o escondiéndose de las acusaciones entorno al millonario presunto desvío de recursos del proyecto Macuspana Siglo XXI que echó andar como alcalde; y pidió que respondan y se investigue a sus sucesores en el cargo, los perredistas Fredy Martínez Colomé y Elías Álvarez Zurita, para saber en cuánto y qué superficie vendieron de esos terrenos, cuyo dinero desapareció y es objeto de investigación por el actual gobierno priista de Macuspana.
Explicó que el proyecto Macuspana Siglo XXI implicaba un costo de 120 millones de pesos, de los que su administración sólo ejerció 60 millones que obtuvo de un crédito de Banobras con el que se construyó un puente que conduce a las 77 hectáreas del proyecto habitacional y comercial.
     Recordó que el Congreso del estado no le autorizó la totalidad del crédito de 120 millones de pesos, por lo que su sucesor en el cargo, Fredy Martínez Colomé, debió cabildear para construir la segunda etapa del proyecto para la urbanización e introducción de agua potable, energía eléctrica y pavimentación, entre otros servicios.  
    Sin embargo, dijo desconocer los motivos por los que Martínez Colomé decidió no continuar con la obra. En los pasados comicios de octubre solicitó licencia para postularse como candidato del PRD para diputado local y su sustituto, el síndico de Hacienda, Elías Álvarez Zurita, vendió casi la mitad de los terrenos, en diciembre del año pasado, a una semana de dejar el cargo. Los 20 millones de pesos de la operación nunca ingresaron a las arcas municipales.
Pepín López Obrador demandó que ambos exalcaldes respondan por las irregularidades y presuntos desvíos de los que son acusados.
    Sostuvo que está dispuesto a comparecer ante las autoridades para explicar su responsabilidad en el proyecto Macuspana Siglo XXI; y se manifestó a favor de una investigación a fondo para determinar si hubo o no malversación de fondos.
    Rechazó también que hubiera incurrido en actos de corrupción en 2006, último año de su gobierno, no obstante que el Congreso del Estado le reprobó la cuenta pública por presunto desvío financiero de más de 50 millones de pesos.