Presiones de la CIRT y divergencias partidistas tumban Ley de Medios

martes, 20 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de abril (apro).- Las presiones de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión (CIRT), así como las diferencias insalvables entre las tres principales fuerzas políticas (PRI, PAN y PRD) en torno al dictamen de la reforma integral en esta materia y el reciente distanciamiento entre el secretario de Comunicaciones, Juan Molinar Horcasitas, y los legisladores panistas promotores de una nueva ley, prácticamente dejaron para otro periodo legislativo la aprobación de la iniciativa que desde el 8 de abril se trabaja en el Senado de la República.
El coordinador de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, fue el primero en asumir este 20 de abril que “no hay consensos mayores para aprobar” la ley de medios y dictaminarla en este periodo.
Beltrones, impulsor de otra iniciativa que cuenta con el aval de los concesionarios de radio, calificó como un “enorme retroceso” desaparecer la Comisión Federal de Telecomunciaciones (Cofetel) para dar paso a un nuevo organismo regulador cuyo nombre sería el Instituto Federal de Telecomunicaciones y Contenidos Audiovisuales.
Este organismo no cuenta con la aprobación del grupo legislativo del PRI, compuesto por 33 senadores, quienes consideran que violaría la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya que será dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
Las declaraciones de Beltrones cayeron como balde de agua fría, justo ahora que en el trabajo de dictaminación se han eliminado varios artículos para darle mayor autonomía a este nuevo “organismo administrativo desconcentrado”.
La posición del PRI se dio a conocer poco después de que el presidente del Senado, Carlos Navarrete, coordinador del PRD, y que el senador panista Santiago Creel confirmaron que realizarán una “mesa de trabajo” con representantes de la CIRT entre el 20 y el 21 de abril.
En rueda de prensa, Creel informó que esta decisión de invitar a los concesionarios se tomó en el seno de la Junta de Coordinación Política, integrada por todos los coordinadores parlamentarios.
“No se trata de legislar en el Congreso ni con madruguetes ni al vapor”, declaró Navarrete, en clara respuesta al desplegado de los concesionarios de la CIRT que difundieron el lunes pasado.

La Campaña


El lunes 19 de abril, la CIRT publicó desplegados en todos los periódicos del país y lanzó un spot de 40 segundos en la mayoría de las radiodifusoras para expresar su desacuerdo con la reforma integral a la ley de medios y telecomunicaciones. Los concesionarios argumentan que dicha legislación viola a la libertad de expresión; además, denunciaron que los senadores del PAN y del PRD pretenden dictaminarla “al vapor”.
En el desplegado de diez puntos firmado por Víctor Medina Albarrán, responsable de comunicación de la CIRT, los concesionarios argumentan que la iniciativa es “a todas luces contraria a lo establecido en el artículo 6º constitucional que protege la libertad de expresión de los mexicanos, dado que propone un nuevo marco jurídico propio de regímenes autoritarios, que contraviene al estado de derecho y anula la seguridad jurídica” de la industria.
Sin citar explícitamente ningún artículo de la iniciativa, los concesionarios afirman que ésta pretende “regular los contenidos de internet, desaparecer la programación juvenil, e incluso regula y sanciona la ‘orientación informativa o línea editorial’ de las estaciones de radiodifusión”.
En el punto octavo de su desplegado, los concesionarios afirmaron: “Nos preocupa que se intente legislar con fines partidistas, precisamente cuando se desarrollan procesos electorales en quince estados de la República. El marco jurídico que rige a la radio y la televisión no debe responder a una coyuntura política”.
La CIRT se escuda en los “tiempos electorales” para impedir una reforma la ley de medios, cuya redacción original proviene de 1960 y no ha logrado ser sustituida desde entonces.
Paralelamente, en la mayoría de las estaciones de radio se difundió un spot de 40 minutos en el que los concesionarios afirman:
Nos preocupa que se intente legislar apresuradamente y con fines partidistas, anulando la seguridad jurídica de una industria que ha garantizado la libertad de expresión y la pluralidad de ideas.
Exhortamos al Congreso de la Unión a escuchar a todos los interesados para encontrar las mejores prácticas regulatorias y continuar impulsando la libertad de expresión de todos los mexicanos.

Las diferencias de Molinar Horcasitas
El otro freno a la reforma integral provino de la propia Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Fuentes internas de las comisiones dictaminadoras confirmaron a la agencia  Apro que el titular de la dependencia, Juan Molinar Horcasitas, se ha opuesto a los cambios recientes en el dictamen que le da mayor autonomía al nuevo organismo regulador de telecomunicaciones y contenidos audiovisuales.
Al parecer, las discusiones más fuertes han sido con el diputado panista Javier Corral, quien presentó el 8 de abril la iniciativa de manera simultánea con la coordinación del PAN en el Senado, encabezada por Gustavo Madero.
Otras fuentes de diferencia con la SCT son una serie de transitorios que se han incorporado en los predictámenes para resolver la demanda de poco más de 100 concesionarios de radio cuyos refrendos han quedado pendientes desde que en junio de 2007 la Suprema Corte de Justicia estableció en su sentencia sobre la Ley Televisa que no deben existir los refrendos automáticos, sino que se deben licitar nuevamente.
Los nuevos transitorios establecen que, por única vez, se les otorgará el refrendo a estos concesionarios a cambio de que paguen una contraprestación al Estado mexicano.

Comentarios