Charaf acusa a Televisa de orquestar un montaje mediático contra el Bar-Bar

miércoles, 21 de abril de 2010

MEXICO, D.F., 21 de abril (apro).- Bajo el amparo de que el espectro radioeléctrico es de utilidad pública, el empresario Simón Charaf solicitó la intervención del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, para que Televisa haga efectivo su derecho de réplica en sus espacios noticiosos.
    En una carta dirigida a Gómez Mont, con copia para el presidente Felipe Calderón y al subsecretario de Normatividad de Medios, Héctor Villarreal Ordónez, el empresario, dueño del Bar-Bar, afirma ser víctima de “los abusos, arbitrariedades y constantes violaciones” por el “montaje mediático que orquestó Televisa” en contra del centro nocturno --en cuyas instalaciones recibió un balazo en la cabeza el futbolista Salvador Cabañas el 25 de enero pasado-- y que hasta ahora permanece clausurado..
    Socio de Televisa en la empresa Imagen y Talento Internacional (ITI), Charaf Medina dijo que la empresa propiedad de Emilio Azcárraga Jean, creó una “versión oficial” difundida en el noticiero estelar conducido por Joaquín López Dóriga y en sus demás espacios noticiosos, llena de “falsedades, especulaciones y calumnias contra el Bar-Bar (...) con propósitos y objetivos antes obscuros para la opinión pública ahora desenmascarados”.
    Y es que Charaf ha insistido en que, detrás de la estrategia de Televisa en el manejo informativo del Bar-Bar, está la intención de presionarlo para obtener el 49% de las acciones que el empresario tiene en ITI, en la que la televisora es dueña del restante 51%.
    Recientemente, Charaf informó que demandó a Televisa y a cuatro de sus altos ejecutivos, entre ellos Alejandro Benítez Cueto, por daños y perjuicios, al no cumplir con acuerdos que, como socios, firmaron en 2004 en la empresa ITI, dedicada a la representación en exclusiva de los contratos publicitarios de los “talentos” de Televisa.
    En la carta a Gómez Mont, el empresario de origen libanés señala que “en reiteradas ocasiones hemos solicitado a Televisa nos permita presentar la verdad de los hechos con evidencias y documentos” a lo que la televisora se ha negado, “violando nuestros derechos de réplica y libre expresión, así como el derecho a la información del que goza la opinión pública”.
    Tras recordar que “una concesión la otorga el Estado mexicano con el propósito de informar de manera objetiva (…) y no como lo ha hecho Televisa, deformando la verdad con fines particulares”, Charaf pide la intervención del funcionario para que la televisora “cumpla con su función” y él pueda ejercer su derecho de réplica.
Charaf explica que su intención es difundir su versión de lo ocurrido el pasado 25 de enero en el Bar-Bar “en los mismos espacios informativos empleados para distorsionar la verdad, las evidencias de las mentiras y calumnias de que hemos sido objeto, contrastándolas con la verdad de los hechos, misma que presentaremos con las evidencias correspondientes”.
Agrega que, “de no aceptar Televisa lo anterior, queremos dejar constancia ante ustedes y la opinión pública, de la falta de ética y rigor periodístico con que manejo la información, dejando claro los intereses económicos que hay detrás de esto”.
Charaf asegura que la campaña contra la televisora lo ha hecho en respuesta al “interés que tiene el señor presidente Felipe Calderón de que la ciudadanía participe activamente en la denuncia de cualquier hecho que atente contra la legalidad, haciendo de la lucha contra la impunidad una iniciativa aplicable a cada ciudadano mexicano”.
Además, expresa su “solidaridad e indignación”, por el ataque de que fue objeto Cabañas, así como su beneplácito porque el futbolista “hoy se encuentra al 95 % de su recuperación física”.
Finalmente, asegura que, cuando ocurrieron los hechos, la administración y empleados del Bar-Bar dieron parte a la policía y colaboraron con la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) “en las indagatorias e investigaciones aportando pruebas para dar con los verdaderos culpables, quienes hoy se encuentran prófugos de la justicia”.