Promulga Arizona ley antiinmigrante; "acción racista", acusa México

viernes, 23 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 23 de abril (apro).- La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, promulgó hoy la ley para combatir la inmigración ilegal en su estado que autoriza la detención de cualquier sospechoso de ser indocumentado.
    La ley fue promulgada pese a la ola de críticas que recibió la iniciativa, a las que se sumó el propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien por la mañana calificó de “irresponsable” dicha legislación, la cual consideró que está “mal encaminada”.
    En una ceremonia transmitida en vivo por la televisión, Brewer estampó su firma, con lo cual las medidas antiinmigrantes entrarán en vigor dentro de 90 días.
    Pese a que la ley ha recibido el rechazo de amplios sectores tanto de Estados Unidos como de México, la gobernadora afirmó que ésta garantiza la protección de los ciudadanos de Arizona.
Para el senador republicano Rusell Pearce, promotor del proyecto, la ley ayudará a “desalojar” de Arizona a los indocumentados, ya que, entre otras disposiciones, hace ilegal la contratación de indocumentados.
    Por la mañana, en Washington, el presidente Barack Obama anunció que instruyó al Departamento de Justicia analizar la legalidad de la ley, ante la sospecha de que viola los derechos civiles.
    Recriminó al Congreso que la falta de “acción responsable” está abriendo la “puerta a la irresponsabilidad de otros”. Esto, en relación a la ley firmada por Brewer.
    Durante una ceremonia de naturalización de una veintena de militares en servicio, Obama dijo que “los esfuerzos” de Arizona por frenar la inmigración ilegal, “amenazan con debilitar nociones básicas de justicia que apreciamos como estadunidenses”.
    Luego, advirtió: “Si seguimos sin actuar a nivel federal, seguiremos viendo esfuerzos mal encaminados que se impulsan en el país”, señaló.
Obama subrayó que el pueblo estadunidense merece una reforma migratoria integral que permita resolver la situación de 11 millones de indocumentados.
“El pueblo estadunidense pide y merece una solución. Y merece una reforma migratoria integral, juiciosa, basada en los principios de responsabilidad y rendición de cuentas", declaró.
La iniciativa SB 1070 fue aprobada por el Senado de Arizona el pasado lunes, luego de que la Cámara de Representantes de la entidad hiciera lo mismo. La senadora Brewer, quien aspira a reelegirse en el cargo en la elección de noviembre, tenía tres opciones: vetar la ley, promulgarla con su firma o dejar que el plazo venciera este sábado para que automáticamente quedara avalada.

México lamenta decisión

Más tarde, el gobierno mexicano, en voz del embajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, calificó la decisión de Brewer como un acto de “discriminación racial”, y advirtió que utilizará todos los recursos diplomáticos, políticos y económicos a su alcance para responder a esta situación.
    En un mensaje difundido por la red social twitter, Sarukhán dijo, en inglés y en español: “México lamenta la decisión de la gobernadora Brewer de firmar la ley SB1070 hoy en Arizona. México utilizará todos los recursos diplomáticos, políticos y económicos a su alcance en respuesta a la firma de la ley.”
    A su vez, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) manifestó su preocupación por la aprobación de la controvertida ley SB1070, que faculta a la policía a detener e interrogar a sospechosos de ser indocumentados, y sanciona el empleo de migrantes en dicha entidad.
La CNDH permanecerá atenta a la evolución de estos acontecimientos con un permanente llamado para que se vele de manera binacional por la vigencia de los derechos humanos de los migrantes en los dos países, indicó el organismo.
    Por su parte, defensores de los derechos civiles y de los inmigrantes calificaron como racista y vergonzosa la nueva ley antiinmigrante de Arizona. Para Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional del Servicio Exterior, la nueva ley “institucionaliza el racismo” porque autoriza a la policía arrestar a las personas sólo por su apariencia física. “Estamos decepcionados por la gobernadora”, agregó.
Gabe González, del Movimiento para una Reforma Migratoria, dijo que la ley de Arizona “es una vergüenza mundial y una mancha” para Estados Unidos. “En su esencia, esto se trata de racismo”