Calderón se inconformará ante EU por Ley Arizona

lunes, 26 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de abril (apro).- Si bien México ha respetado el derecho de cualquier país a decidir qué políticas aplicar en su territorio, el gobierno no permanecerá indiferente ante la promulgación de la ley SB1070 en Arizona, mediante la cual se abre la puerta a la intolerancia, al odio, a la discriminación y los abusos contra los inmigrantes, advirtió el presidente Felipe Calderón.
Durante la inauguración de la XV Reunión del Consejo Consultivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, el mandatario aprovechó la oportunidad para adelantar que, durante su próxima visita oficial a Estados Unidos –en mayo próximo-, personalmente defenderá los derechos humanos de los compatriotas quienes trabajan al otro lado de la frontera norte, y pugnará por encontrar mecanismos “más sensatos y equilibrados”.
Esta fue la primera ocasión en que Felipe Calderón habló públicamente sobre la controvertida la ley SB1070 en Arizona, la cual ha desencadenado la movilización de organizaciones defensoras de los inmigrantes ante la posibilidad de que éstos sean detenidos por su apariencia.
Ante esta polémica política migratoria, Calderón dijo que “nadie puede quedarse cruzado de brazos”, toda vez que la nueva ley de Arizona afectará a familias provenientes de generaciones enteras de paisanos que, de alguna manera, han contribuido al crecimiento económico de Estados Unidos y, particularmente, de Arizona.
“El gobierno de México utilizará todos los recursos a su alcance para defender los derechos de los mexicanos que se ven afectados por esa legislación; y no escatimaremos esfuerzos para asegurar que se respete la dignidad de cada una y de cada uno de nuestros paisanos”, sentenció Calderón.
Antes de que visite Estados Unidos, Calderón comentó que ya dio instrucciones a la cancillería y a los consulados de México en Estados Unidos y, particularmente los cinco que están en Arizona, para que redoblen sus acciones de asistencia y protección consular.
“Sabemos la gravedad de esta ley, la SB1070, pero también amigas y amigos, pienso que esta circunstancia tan adversa tiene que ser un acicate, tiene que ser un motivo más para fortalecer y para incrementar la unidad y la organización de los mexicanos en Estados Unidos, y de los mexicanos en Estados Unidos con el gobierno mexicano”, comentó.
No obstante esta postura en defensa de los inmigrantes, Calderón indicó que se trata de una legislación oportunista, impulsadas en coyunturas electorales, que no garantizan adecuadamente el respeto a los derechos fundamentales.
“Por eso, también hay que tener cuidado de no hacer generalizaciones sobre lo que se puede ver en Arizona, porque también, a diferencia de lo que ocurre, no sólo en ese, sino en otros estados de la Unión Americana donde también se impulsan legislaciones no sólo antiinmigrantes, sino antihumanas, hemos construido, por otra parte, hay que decirlo porque tenemos que aprovecharlo, una nueva, una relación más estrecha con el gobierno del presidente Barack Obama”, concluyó.

Comentarios