Piden PAN y PRD suspender comercio y turismo con Arizona

lunes, 26 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de abril (apro).- Los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) se sumaron al rechazo contra la ley antiinmigrante de Arizona, promulgada el viernes pasado por la gobernador Jan Brewer.
    Por separado, César Nava, presidente nacional del PAN, recomendó a todos los mexicanos abstenerse de visitar Arizona, en protesta por la medida, mientras que legisladores del PRD exhortaron a los sonorenses a suspender las relaciones comerciales con ese estado.
    Paralelamente, el Consejo Nacional para Prevenir la Discrminación (Conapred) y la Comisión de los Derechos Humanos (CNDH) manifestaron su preocupación por la promulgación de la ley SB107, pues, a su juicio, criminaliza la inmigración y propicia las violaciones a las garantías fundamentales.
    Este lunes, en conferencia de prensa, el líder panista César Nava dijo que en protesta por la promulgación de la polémica ley y “en solidaridad con todos nuestros compatriotas” que viven en Arizona y que corren el riesgo de ser detenidos sólo por su apariencia física, ningún mexicano debería de viajar a ese estado.
    A su juicio, Estados Unidos debería de “llenarse de vergüenza” por aprobar leyes que concitan al “odio racial” y que de ninguna manera resuelven el problema de la inmigración ilegal.
    “Acción Nacional reitera su rechazo y su condena a la legislación antiinmigrante aprobada en Arizona. Se trata de una legislación inspirada en el odio racial”, afirmó Nava.
    El líder panista calificó a la gobernadora Brewer de ignorar la realidad de Arizona y de Estados Unidos, ya que un importante porcentaje de la economía de ese estado y de ese país en general, “descansa, precisamente, en la fuerza de trabajo de los trabajadores inmigrantes”.
    Nava reiteró que el PAN se sumará a cualquier esfuerzo que el Estado mexicano realice en contra de la polémica ley.
    Mientras tanto, en la Cámara de Diputados, el grupo legislativo del PRD recomendó al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, a evitar cualquier trato con Arizona --comercial o turístico--, en protesta por la promulgación de la ley que criminaliza la inmigración indocumentada.
    El diputado Domingo Rodríguez Martell, en nombre de la fracción legislativa del PRD, hizo extensiva la recomendación a los municipios que colindan con Arizona, como Nogales, Piedras Negras
    Rodríguez Martell aseguró que la única forma presionar al gobierno y al Congreso de Arizona es evitando cualquier relación comercial y económica.
    Recordó que 80% de los empleos en el sector agrícola de Arizona son ocupados por trabajadores mexicanos.
Rodríguez Martell urgió al gobernador de Sonora a romper todo lazo comercial y político con el gobierno de Arizona hasta que la gobernadora Brewer dé marcha atrás a la citada ley.
    Paralelamente, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), alertó sobre los efectos discriminatorios que puede tener la ley de Arizona para los indocumentados.
    El presidente del Conapred, Ricardo Bucio Mújica, advirtió que la ley SB1070 puede incentivar la xenofobia, el racisimo y la negación de derechos.
    Entrevistado después de participar en la presentación del concurso “Rostros de la Discriminación Gilberto Rincón Gallardo", el titular del Conapred consideró que hasta el momento los esfuerzos del gobierno mexicano en contra de dicha ley “no han sido suficientes”.
    Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) la ley puede motivar a los cuerpos de seguridad de Arizona a violar las garantías fundamentales de las personas.
    Ante tal riesgo, la CNDH anunció que ofrecerá atención y orientación gratuitas, durante las 24 horas del día, por las posibles violaciones a derechos humanos que surjan de la aplicación de la ley SB1070.
Para ello, puso a disposición el número lada gratuito 01800 715 2000 y el correo electrónico migrantes@cndh.org.mx.
Asimismo, señaló que vigilará la actuación de las autoridades mexicanas y velará porque se hagan efectivos los derechos de los inmigrantes.
    Finalmente, el presidente del Senado, el perredista Carlos Navarrete, dijo que la ley antiinmigrante es parte de una ofensiva de la derecha estadunidense para acorralar al presidente Barack Obama.
El senador por Guianajuato pidió a Obama que utilice todos los instrumentos legales de que disponga para anular la polémica ley.