Asesinato de petista en Guerrero desata reclamos contra Calderón en San Lázaro

martes, 27 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de abril (apro).- El asesinato del líder del PT en Guerrero, Reynaldo Hernández, desató airados reclamos de todos los partidos --excepto del PAN--, en la Cámara de Diputados por la falta de resultados de las autoridades federales en la lucha contra el crimen organizado.
    El debate se originó luego de que el diputado Pedro Vázquez, coordinador de la fracción legislativa del PT, condenó desde la tribuna el asesinato del dirigente petista en Guerrero, y el atentado quesufrió la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán, Minerva Bautista Gamez.
    Al fijar sus posturas, los partidos de oposición reclamaron a las autoridades federales la falta de resultados en la lucha contra el crimen organizado, y pidieron que se replantee la estrategia, en tanto que el PAN elogió el trabajo del gobierno encabezado por Felipe Calderón en esta materia; incluso, pidió al resto de los partidos respaldar al titular del Ejecutivo.
    El diputado petista Gerardo Fernández Noroña respondió inmediatamente que desde que “usurpó” la Presidencia de la República, Felipe Calderón no ha hecho nada bien.
    Para Fernández Noroña “los pronunciamientos” en contra de la lucha contra el crimen o la condena por los asesinatos de inocentes, “no sirven de nada”, por lo que “ya es hora de actuar” como Congreso de la Unión.
    “El nombre de Ray se puede cambiar por cualquiera de nosotros, y me temo que no está lejos el día, porque ya nadie está seguro”, vaticinó el legislador.
    Consideró que al expresar únicamente exhortos o condenas, los legisladores dan una muestra de que “no se quiere llegar al fondo del asunto”, pues el gobierno federal usa como pretexto la lucha contra el narcotráfico para legitimarse y generar un baño de sangre.
    Insistió en que la solución debe pasar necesariamente por la renuncia de Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República.     Y reclamó a los partidos políticos que, “mientras sigan jugando al cálculo electoral y sigan pensando en las elecciones de (este año) y del 2012, seguiremos viviendo esta tragedia”.
    En tanto, la diputada del PRI, Alicia Isabel Zamora, aclaró que la escalada de violencia que se vive en el país no es consecuencia de la “lucha entre delincuentes y delincuentes, como lo pretende hacer ver el Ejecutivo Federal. Es una lucha en donde hay estudiantes muertos, niños inocentes de 7 y 9 años”.
    “Es una guerra sin fin y cada vez con menos respaldo social… Nada ha sido ni será suficiente”, subrayó la legisladora priista.
    Advirtió que los hechos violentos que están ocurriendo en diversas partes del país “no deben ser utilizados como bandera política para sacar ventajas”.
    En nombre del PVEM, Alejandro Carabias, recordó que el asesinato del líder petista y el atentado contra la funcionaria michoacana se suman a la escalda de violencia que se vive en diversas partes del país.
    “Hay hechos en Michoacán y Guerrero, ojalá y fueran aislados pero es que ocurren en la mayor parte del país”, dijo Carabias, quien consideró que el Congreso puede seguir siendo indolente.
    El representante del partido verde dijo que ningún muerto puede verse como “daño colateral” --como llama el Ejército a las muertes de civiles durante los enfrentamientos--; “cada muerte debe doler y llevarnos a actuar”.
    En ese momento, criticó la estrategia que ha seguido el gobierno federal en contra del crimen organizado y dijo que falta todavía ver resultados favorables; aprovechó para cuestionar la estrategia seguida y consideró que los únicos efectos que ha tenido “parecen ser mas que nada mediáticos”.
    Al finar la posición del PRD, Armando Ríos Piter, diputado federal por Guerrero, demandó que el clima de violencia que se vive en diversas partes del país, no sea aprovechado “por emisarios del pasado para generar aún más un clima de violencia con la intención de que la gente no salga a votar” durante las próximas elecciones que se celebrarán en julio y octubre de este año.
    A su vez, la priista Yuri de los Reyes Aguilar, dijo que el atentado contra la secretaria de Seguridad Pública de Michoacán tiene efectos “terroristas” de quienes lo perpetraron “para sembrar terror y zozobra entre la población”.
    El objetivo de este acto es claro: obligar a los poderes civiles y al Ejército a bajar la guardia y que no se les pongan límites a los grupos del crimen organizado.
    “El mensaje –subrayó-- es que todos nos sintamos amenazados, vulnerables, con miedo, para que el narco actúe de manera libre.”
    Enfatizó que “la autoridad federal no ha actuado bien”, pues el nivel de violencia que se vive “es insostenible”.
    Ilich Lozano Herrera, del PRD, pidió que se revise la posible comparecencia del secretario de Gobernación, durante la sesión Permanente del Congreso de la Unión --que inicia el próximo miércoles--, porque el gobierno federal minimiza la muerte de civiles.
    Luego de ello, subió a tribuna el panista Sergio Arturo Torres, quien luego de elogiar la lucha contra el narcotráfico emprendida por Felipe Calderón, pidió a todos los partidos respaldarlo porque, según él se requiere el trabajo de todos.
    “El PAN condena los asesinatos y se solidariza con los familiares de las víctimas –dijo--, pero desde el inicio de este gobierno, Felipe Calderón ha puesto especial interés en el combate a la delincuencia, por lo que hoy, más que nunca todos los organismos políticos de este país debemos respaldar esta labor.”
    Sostuvo que el compromiso “no es sólo del Ejecutivo Federal ni del Ejército, sino de los ejecutivos estatales y municipales y de las respectivas policías  y por supuesto, también de todos los ciudadanos”.

Comentarios