Condenan en San Lázaro la ley antiinmigrante

martes, 27 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de abril (apro).- La Cámara de Diputados condenó este martes, por segunda ocasión, la ley antiinmigrante conocida como SB1070, a través de la cual se criminaliza la migración y se faculta a las autoridades policiales de Arizona a detener a cualquier persona que considere sospechosa de no contar con documentación migratoria, con base en un perfil étnico y racial.
La semana pasada, el pleno de la Cámara condenó la aprobación de dicha ley por parte del congreso local de Arizona, Estados Unidos, por considerarla discriminatoria y porque pone en riesgo la vida de los migrantes de todo el mundo, pero en especial de los mexicanos; además, en esa ocasión los diputados pidieron a la gobernadora Jan Brewer que no firmara la iniciativa.
    Una semana después, y luego de que Brewer firmó el documento, los legisladores emitieron por unanimidad un nuevo exhorto para que la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, haga uso de todas las herramientas que le da la diplomacia para convencer a Estados Unidos de la afectación que produce la ley SB1070 a los mexicanos y se dé marcha atrás.
    El exhorto de seis puntos fue propuesto al pleno por la Junta de Coordinación Política, que encabeza el priista Francisco Rojas, y en cuyo primer apartado menciona la criminalización de la migración.
En el segundo punto aclara que México y sus legisladores “reiteran su irrestricto respeto a la soberanía de otras naciones para emitir sus propias leyes, pero ratifica, al mismo tiempo, el indeclinable compromiso con la defensa de las libertades individuales ya conquistadas y, por tanto, evitar francos retrocesos en la lucha por la igualdad, la libertad, los derechos civiles y humanos codificados en los instrumentos del derecho internacional”.
De acuerdo con los diputados federales, la relación bilateral entre México y Estados Unidos debe basarse en la cooperación, la corresponsabilidad y el respeto mutuo. Y agregan que las medidas unilaterales que violen las garantías individuales no contribuyen al fortalecimiento de la relación entre ambas naciones ni atienden adecuadamente el fenómeno migratorio.
    Según los diputados, la relación bilateral debe fundamentarse en un proceso permanente de diálogo político que reconozca las asimetrías y diferencias económicas y sociales entre ambas naciones, como la forma más adecuada de abordar los problemas de nuestra agenda común, atendiendo el fenómeno de la migración desde una perspectiva amplia y comprensiva, que considere adecuadamente la diversa y compleja realidad económica, social y cultural que la origina, fundamentalmente las aportaciones de los migrantes mexicanos en la Unión Americana.
    Asimismo, hacen un reconocimiento al compromiso manifestado por el presidente estadounidense, Barack Obama, en contra de la aplicación de dicha ley para avanzar en una reforma migratoria integral, que estaría basada en los principios de “responsabilidad y rendición de cuentas”, pero sobre todo “que no ponga en peligro las nociones básicas de justicia que aprecia el pueblo estadounidense”.
    Finalmente, los diputados reiteran el exhorto a la canciller Patricia Espinosa para que recurra a la diplomacia y los mecanismos bilaterales y multilaterales que sean necesarios “para defender los derechos e integridad de los migrantes mexicanos que puedan resultar afectados por la aplicación de dicha legislación”.
    Cabe señalar que el primer exhorto que hizo el pleno de la Cámara de Diputados, la semana pasada, no tuvo ningún efecto.