"Cacería" en la Procuraduría de Jalisco contra "filtradores" de información a Proceso

viernes, 30 de abril de 2010

GUADALAJARA, Jal., 30 de abril (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), encabezada por Tomás Coronado Olmos inició una “cacería” contra personal de la dependencia sospechosa de filtrar información a Proceso Jalisco.

La persecución incluye detenciones sin orden de aprehensión como le sucedió, el pasado jueves a Gustavo Osnaya Vargas, coordinador A del Instituto de Formación Profesional de la misma dependencia.

Según información extraoficial, la detención fue ejecutada por Aldo Mojardín y otros agentes investigadores afines a Coronado Olmos quienes no sólo detuvieron a Osnaya, si no a otro empleado que aún no ha sido identificado.

La detención se originó a raíz de la publicación en el semanario Proceso Jalisco (edición 285 del 25/04/2010) de un reportaje titulado Los "Crímenes" del procurador, que incluye los testimonios de agentes investigadores que denunciaron la corrupción en la Procuraduría que comanda Tomás Coronado Olmos, asi como una fotografía en la que aparece el propio Coronado Olmos en el centro, a su lado izquierdo, con vestido gris, Lorena del Carmen Gómez Dios, subprocuradora E de Apoyo a la Investigación de Delitos Federales. Del lado derecho del procurador se ubica con vestido café, a Norma de Jesús Hernández Reyes, directora general del Instituto de Formación Profesional y Blanca Argelia Barrón Rosales, Jefa de división para el delito patrimonial contra Instituciones Financieras.

La fotografía se tomó en Chapala, un municipio ubicado a tan sólo 40 minutos de Guadalajara.  La reunión era por cuestiones de trabajo. Sin embargo, en la imagen se aprecia en las mesas cuatro botellas de licor y botana, así como las llaves de habitaciones de un hotel.

Por cierto, Barrón Rosales se encargó de armar un expediente “a modo” en contra del exsubprocurador C, Víctor Manuel Landeros Arvizu y el agente del Ministerio Público, Marco Antonio Chávez Villegas para librar a Coronado Olmos de los delitos de pornografía y prostitución infantil, según comentó el propio Landeros en su defensa.