Cereal y Pastoral rechazan reforma a la Ley del Trabajo

viernes, 30 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 30 de abril (apro).- El Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) y la organización Pastoral Laboral rechazaron la iniciativa de reformas a la Ley Federal del Trabajo que presentaron legisladores del PAN, ya que su “naturaleza regresiva” atenta contra los derechos de los trabajadores.
    En sendos comunicados en los que ambas organizaciones exponen su postura por la celebración del Día del Trabajo, este sábado 1 de mayo, llamaron a un “viraje nacional” que lleve al país hacia otro modelo económico de desarrollo.
    El modelo actual, agregaron no ha mejorado las condiciones de vida, trabajo y organización de la sociedad mexicana. Por el contrario, las ha agravado.
    Ambas agrupaciones señalaron que la mejor manera de conmemorar el aniversario de las gestas heroicas de la Independencia (1810) y la Revolución (1910), sería mejorando las condiciones de trabajo de las mayorías trabajadoras del país.
    Por eso, consideraron que este 1 de mayo, ha de ser el inicio del viraje nacional que nos lleve hacia otro modelo económico de desarrollo.
Esta demanda, añadieron, surge impetuosa desde los centros de trabajo, desde las calles repletas de desempleados o despedidos, desde los centros académicos y universidades y desde las organizaciones sindicales o de los centros defensores de derechos humanos.
    La sociedad exige que se respete sus derechos humanos laborales, históricamente conquistados. Piden que cese la violencia laboral de Estado que ha sometido el gobierno de Felipe Calderón a los trabajadores mexicanos.
“No puede sino llamarse así, categorizarse (sic) así, al deterioro imparable del derecho a una vida digna. No puede sino analizarse así, la progresiva obstaculización y negación de legítimas aspiraciones de millones de mexicanos y mexicanas”, señaló el Cereal en su comunicado.
“Es verdadera violencia, violencia institucionalizada, estructural, promovida desde el Estado, la multiplicación de la frustración que campea en los mundos del trabajo en México, agravada por la positiva intervención de la autoridad, al tomar partido o ser el artífice de graves violaciones a los derechos de mineros y electricistas, entre otros, o al seguir siendo negligente y omiso ante nuevas muertes de trabajadores en las minas de carbón. Esta política laboral injusta, es también violenta. Violencia primera que negó derechos básicos y que hoy se manifiesta incontenible en las calles”, agregó.
    Asimismo, criticó a la autoridad laboral, personificada por el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, a quien acusó de haber pervertido su papel de integrador en conflictos sociales, “al excluir, satanizar y manipular recursos públicos” en contra de las luchas sociales de trabajadores, como los mineros y los electricistas.
    “De ahí que nos pronunciemos y sumemos a la demanda de la renuncia de Javier Lozano Alarcón, actual secretario del Trabajo y Previsión Social, dada su incapacidad para velar por los derechos de trabajadores y trabajadoras y por su parcialidad a favor de empresarios señalados como responsables de no asegurar las mínimas condiciones de higiene y seguridad para los trabajadores o de encabezar la iniciativa del poder Ejecutivo para acabar con el Sindicato Mexicano de Electricistas”, destacó.
    Por su parte, Pastoral Laboral destacó que el modelo económico neoliberal ha fracasado y deberá ser cambiado para impulsar el crecimiento económico y el respeto a los derechos humanos laborales.
“Los frutos podridos son cada vez más alarmantes: polarización social, exclusión de los más indefensos e inestabilidad laboral, ahora todo ello agravado por un incremento de la violencia en todos sentidos”, indicó.
En ese sentido, llamó a los trabajadores y trabajadoras del país y a sus organizaciones, a aprovechar los meses de mayo a septiembre, dado que en este período legislativo el PAN ya no pudo implementar su propuesta, a expresar sus argumentos y denunciar las consecuencias previsibles que puede tener una contrarreforma de la ley laboral, a capacitarse, informarse y organizarse para la defensa y promoción de sus derechos humanos laborales y expresar las alternativas que existen no regresivas.