Se mantienen 45 trabajadores del SME en huelga de hambre

viernes, 30 de abril de 2010

MÉXICO, DF, 30 de abril (apro).- En el marco de la conmemoración del Día del Trabajo, este sábado 1 de mayo, el secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza, hizo un llamado a sus seguidores a la “desobediencia civil” para seguir con su lucha contra el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC).
    En el Zócalo capitalino, donde más de 45 electricistas se mantienen en huelga de hambre, Esparza sostuvo que a seis meses del decreto de extinción –11 de octubre de 2009--, el SME “sigue de pie y luchando contra las arbitrariedades del gobierno de Felipe Calderón”.
    El dirigente sindical instó a “a la desobediencia civil, a la conciencia cívica, al nacionalismo, a la fuerza de las ideas, a la solidaridad nacional e internacional, porque el SME desde el primer día y hasta el primero de mayo, Día Internacional del Trabajo, se encuentra en pie, con la frente en alto y la conducta digna en contra de esta dictadura de Calderón”.
En el Zócalo, donde los afiliados al SME aguardan la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que se preserven sus derechos laborales, Esparza hizo un recuento de la lucha de los electricistas y la equiparó con el asedio a Madrid por parte de los golpistas franquistas, en 1936.
Recordó que la noche del 10 de octubre pasado, las fuerzas federales ocuparon las instalaciones de LFG, expulsando violentamente a cientos de trabajadores que laboraban en subestaciones eléctricas y en tareas de mantenimiento y emergencia.
“Como si se tratara de la ‘solución final’, la secretaria de Energía, Georgina Kessel, hizo mal sus cálculos, ya que coordinó la elaboración de un dictamen en donde señalaba como plazo máximo tres semanas para que todos los trabajadores cobraran su liquidación, en un acto más de desconocimiento elemental de la política laboral y energética de México”, criticó Esparza.
Desde esa fecha, el SME ha demostrado en diversos foros académicos, jurídicos, legislativos y en frentes sindicales internacionales, que su lucha, surgida de “un irresponsable acto de Calderón, cada día está más fortalecida”.
Y sostuvo que al presidente lo motivaron intereses de privatización del sector para beneficiar a “su camarilla de incondicionales”.

Comentarios