"Zona de miedo"

domingo, 4 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de abril (apro).- Antes de ver Zona de miedo (The Hurt Locker, EU-2009) hay que tener en cuenta que a pesar de haber ganado el Oscar en la categoría de Mejor Película, no es una cinta fácil; es densa, con poca acción y de ritmo inconstante. Es decir, Zona de miedo no es la típica cinta hollywoodense.

El filme, dirigido por Kathryn Bigelow y estelarizado por Jeremy Renner, narra la historia de un miembro del ejército estadunidense que se dedica a desarmar bombas durante la ocupación de su país en Irak.

El sargento primero William James es un soldado temerario, muy bueno en lo que hace, pero vive la vida como si no existiera el mañana, aunque en el contexto militar muchos no vivirán para pelear otro día; sin embargo, los soldados que trabajan con él hacen todo lo posible por permanecer con vida.

La cinta narra diversas misiones del equipo antibombas que comanda James. Misiones llenas de adrenalina y emociones fuertes, meros relatos que cobran sentido y adquieren un dramatismo sublime hacia el final de la cinta.

Zona de miedo es una cinta sumamente reflexiva que muestra los horrores de la guerra a un nivel interno, alejada de todo cliché, con la contundencia suficiente, como proyectar un mundo cruel en donde el heroísmo es reducido al mínimo.

Es curioso observar que, a pesar de haber sido galardonada en los premios Oscar con nueve estatuillas, no haya generado ganancias colosales en taquilla.

Lo anterior se debe, en parte, al ritmo de la historia, sumamente reflexivo, por momentos lento, si bien otras veces más dinámico. Repito, no es una cinta fácil.

Y es que existe una especie de hastío en el público estadounidense, principalmente acerca de las películas de guerra.

En el caso del público mexicano puede ser que el hastío tenga que ver con que el tema parezca algo sumamente lejano, debido a su especificidad (es decir, un sujeto que desarma bombas).

Sin embargo, Zona de miedo no es para tomarse a la ligera, pues la historia de este tipo que desarma bombas nos dice mucho acerca de la psicología del ser humano y de nuestra relación con la guerra.

Comentarios