Confirma Sedena ataque a campo militar en Tamaulipas

miércoles, 7 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 7 de abril (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a través de la comandancia de la Octava Zona Militar confirmó hoy que la unidad habitacional ubicada en el campo militar de Tancol, en el estado de Tamaulipas, fue atacada ayer con granadas de fragmentación sin que se reportaran personas lesionadas.
En un comunicado, la dependencia refirió que los hechos se registraron cuando un grupo de personas armadas, quienes viajaban a bordo de un vehículo, arrojaron una granada de fragmentación a la zona mencionada, utilizada por las familias del personal castrense destacamentado en el lugar.
Ante ese hecho, la Sedena reaccionó de inmediato, sin embargo, sobre el ataque del domingo 5 en Nuevo Laredo, también en Tamaulipas, donde elementos del Ejército mexicano dispararon y arrojaron granadas de fragmentación contra una camioneta en la que viajaban dos familias, con un saldo de dos niños muertos, la dependencia guardó silencio.
De acuerdo con la Sedena, luego de la agresión en el campo militar de Tancol, personal de la fuerza de reacción inició una persecución contra los agresores, pero sólo localizaron el vehículo en el que aquellos viajaban, dentro del cual había cinco armas de fuego (dos son cortas y tres largas), así como una granada de fragmentación.
Del ataque a la vivienda, añadió, ninguna persona resultó lesionada, aunque se confirmó que dos elementos de tropa fueron heridos.
    El comunicado no hace ninguna referencia a lo sucedido el pasado domingo 5, cuando elementos del Ejército dieron muerte a dos pequeños de nueve y cinco años cuando pasaban con su familia un retén en la carretera Ribereña.
    Los padres de Martín y Bryan Alabanza Salazar presentaron una denuncia contra los militares ante el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, y exigieron castigo para los soldados culpables.
    En la agresión, resultaron heridos el padre de los niños muertos, Martín Almanza Rodríguez, de 30 años, y Carlos Alfredo Rangel, de 22 años. Ambos se encuentran internados en la clínica de especialidades de la ciudad fronteriza.

Comentarios