Madre de Paulette arremete contra la PGJEM; "destruyó mi vida", dice

miércoles, 7 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 7 de abril (apro).- Lisette Farah, madre de la pequeña Paulette Gebara, acusó a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), que encabeza Alberto Bazbaz, de haber destruido su vida al haberla señalado, sin pruebas, como la principal sospechosa de la muerte de su hija.
“Me tacharon, deshicieron mi matrimonio, deshicieron mi vida, deshicieron mi familia; pusieron en una línea muy delgada mi reputación, mi inocencia... y ahora resulta que yo soy la presunta culpable...”, denunció en una entrevista televisiva.
Afirmó que la PGJEM la colocó en la línea de la investigación como la principal sospechosa sólo “por señalar a algún culpable, sin tener una prueba fehaciente”.
Lisette exigió una respuesta a la Procuraduría mexiquense, “la que sea”, pero con pruebas irrefutables, “no señalando culpables contra los que no tienen ni siquiera las bases para hacerlo”.
“Hicieron comentarios hacia mi que no tenían por qué hacerlos, siendo yo una víctima que pedía su ayuda y pues qué ayuda me dieron... teniendo toda mi colaboración y mi cooperación.
“Quiero una respuesta, la que sea, pero quiero una respuesta con pruebas no señalando culpables que ni siquiera tienen las bases para hacerlo, nada más para colgarse las medallas de ‘yo lo resolví'...”, exigió Lisette, un día después de que su hija Paulette fuera sepultada.
Mientras la PGJEM continúa las indagatorias para determinar las causas de la muerte de la menor, los padres de la menor se culpan mutuamente de lo ocurrido.
Este mediodía, peritos de la Procuraduría de Justicia del Estado de México inspeccionaron de nueva cuenta el departamento de la familia Gebara Farah.
Ana Celia Casaopriego Padrón, directora de Vinculación de la Procuraduría mexiquense, afirmó que los peritos revisarían “centímetro por centímetro” el departamento en donde desapareció Paulette, a quien se le realizaron dos autopsias antes de que fuera sepultada.
En principio se estableció que la menor murió por "asfixia mecánica por sofocación en su modalidad de obstrucción de orificios de respiración y compresión torácica por posición, lo que se clasifica de mortal”.
Sin embargo, la autopsia no puso en claro la fecha probable del deceso: Paulette podía haber fallecido en algún momento entre cinco y nueve días previos al hallazgo, dijo en su momento el procurador Alberto Bazbaz, quien sostiene que será “la ciencia” la que aclare el móvil y la muerte de Paulette.
Pero al margen de las pesquisas, se agudizan las desavenencias conyugales de los padres de Paulette, para hacer aún más marcado el distanciamiento entre las familias Gebara y Farah.
Lisette Farah calificó de cobarde a su esposo, Mauricio Gebara, por no dar la cara. En entrevista radiofónica con Jacobo Zabludovsky, que aseguró será la última con los medios, Farah afirmó que su esposo “toda su vida fue un cobarde” que nunca pudo resolver sus problemas. “Siempre atrás de mí, siempre atrás de su familia…”, se quejó.
“El trae algo atrás que quiere ocultar porque ni siquiera quiere salir ante las cámaras, nunca lo quiso hacer... Yo no quisiera llamar responsabilidad pero sí, yo creo que tiene mucha, mucha, mucha culpa atrás de él... y sus actos y cómo se está comportando desde que desapareció la niña es porque tiene una culpabilidad y no quiere que se sepa”, expresó.
Lisette Farah aceptó que su esposo Mauricio le dijo que sospechaba de ella en la muerte de Paulette porque, según mencionó él, existen pruebas de que ella metió un bulto a la casa.
En entrevista televisiva después de salir del arraigo, dijo que su esposo le cuestionó sobre el paradero de la niña desde que se dieron cuenta de la ausencia de la menor.
De acuerdo con Lisette, Mauricio le habría dicho antes de que los arraigaran: “Hay pruebas que tú metiste un bulto a la casa, tú no metiste a la niña. ¿Dime dónde está, a quién se la diste?, para las autoridades y para mi tú eres la principal sospechosa."
La madre de Paulette aprovechó la entrevista para exigirle a su esposo, Mauricio Gebara, y a su familia que le entreguen a su hija mayor, Lisette, de siete años de edad.
“Quiero a mi hija de regreso, porque así como tú tienes el derecho a verla, yo también y yo nunca he cortado ese derecho que tú tienes como padre. Ni nos hemos portado mal contigo, ni yo ni mi familia, en cambio la tuya todo ha sido complotear (sic)”, dijo Farah.
Mientras tanto, la familia de Mauricio Gebara, padre de la niña Paulette Gebara Farah, quien ayer fue sepultada en el panteón Francés, pidió a la madre de ambas que no involucre a su otra hija, de 7 años, en el caso para que no sufra ni se desvíe la atención en la indagatoria.

jpa
---FIN DE NOTA---
/v/v/

Comentarios