Alarmante violencia en las escuelas: SEP

jueves, 8 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de abril (apro).- Al menos 90% de los alumnos que cursan el sexto grado de primaria y la secundaria han sido víctimas de maltrato físico dentro y fuera de sus hogares, según revela un estudio realizado de manera conjunta por la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Unicef y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).
    En el “Informe nacional sobre violencia de género en la educación básica en México”, que servirá como base para el establecimiento de políticas públicas a fin de enfrentar el fenómeno de la violencia de género desde la escuela, se específica que dichas agresiones van desde patadas y empellones hasta golpes con objetos y ser tocados sin su consentimiento.
"En este sentido pareciera que en la escuela se están reproduciendo prácticas agresivas de los niños hacia las niñas, pero también hacia otros niños, en el marco de un estereotipo sobre la masculinidad que supone que las formas violentas son uno de sus componentes constitutivos", destaca el informe.
Otro aspecto que salta en el estudio es que entre los niños y jóvenes de México están fuertemente arraigados los prejuicios que, junto con la violencia de género, imponen desventajas importantes e impiden el desarrollo pleno de las capacidades de éstos.
Por ejemplo, destaca que 60.3 % de los adolescentes hombres y el 54.8 % de las mujeres, coincidieron en que la mujer es la responsable de cuidarse para no quedar embarazada.
    Otro dato relevante es que dos terceras partes del alumnado de primaria y secundaria, tienen expectativas de concluir estudios universitarios, pero las mujeres no muestran la misma confianza que los hombres en que les va a ir bien en el futuro, pues tienen la percepción de que el mercado laboral no será justo con ellas.
En cuanto a las aspiraciones profesionales, las niñas se enfocan hacia áreas como la enseñanza y el cuidado de la salud, mientras que los niños aspiran a ser ingenieros o arquitectos, así como policías y bomberos.
Entre los factores recurrentes, están, mayoritariamente, que las niñas ayudan en la elaboración de la comida y otras tareas domésticas, labores en las que no se involucra a los varones, lo que refuerza la asignación de roles sociales en función del sexo de la persona.
El análisis se realizó en una muestra de 26 mil 319 alumnos de los niveles de 4to de primaria a tercero de secundaria, en 395 escuelas públicas primarias y secundarias, de los niveles de marginación muy alta - alta, media y baja-muy baja. Se entrevistó también a 324 directores y mil 485 docentes
El informe destaca que las niñas y niños desean tener alternativas no violentas para solucionar sus problemas.
Durante la presentación del estudio, el secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, afirmó que la violencia de género pone en riesgo la libertad y la democracia y es una ofensa a la dignidad humana.
"Es posible cambiar la cultura de la violencia por la de la paz, y en ello, la educación tiene un papel central", dijo, y anticipó que se buscará reorientar las políticas públicas para modificar estas tendencias.
Ante la representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Susana Sottoli, Lujambio advirtió también la necesidad de romper con los estereotipos que generan la violencia de género.
Lujambio llamó en particular a niños y jóvenes escolares a utilizar en forma positiva el teléfono celular y no para prácticas como el “bullying”.
E indicó que el informe coordinado por el Ciesas servirá como base para el establecimiento de políticas públicas para enfrentar el fenómeno de la violencia de género desde la escuela, aunque dijo que ese problema también debe ser combatido desde la sociedad.