Madre de Paulette ingresa a su departamento después de que fuera asegurado: Bazbaz

jueves, 8 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de abril (apro).- Pese a que Lisette Farah, madre de la niña Paulette Gebara, quien apareció muerta en su propia recámara nueve días después de que desapareciera, ha clamado su inocencia, continúan surgiendo evidencias que acrecientan las sospechas en su contra.
    Este jueves, el procurador del Estado de México, Alberto Bazbaz, reveló en una entrevista radiofónica que después de que el departamento de la familia Gebara Farah fuera asegurado por la Procuraduría mexiquense, Lisette regresó al lugar sin tener autorización para ello.
    Bazbaz, a quien diputados del PAN y PRD exigen su renuncia por la manera en que ha llevado el caso que conmocionó a la opinión pública, aseguró hoy que Lisette Farah fue la última persona que estuvo en el departamento de la familia.
    Mientras tanto, la familia de Mauricio Gebara Rahal, padre de Paulette, manifestó, a través de sus abogados, que confía en el trabajo de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y sus investigaciones en torno al caso.
    “Confiamos en el actuar de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México. Seremos los primeros en revisar escrupulosamente su actuación y exigir que el resultado de su investigación sea irrefutable y totalmente apegado a derecho”, precisó a través de un comunicado el licenciado Armando Pinto.
    El abogado reiteró que los familiares de Mauricio Gebara, padre de la niña, han declinado dar entrevistas a los medios de comunicación, para evitar que el caso se convierta en “bandera o botín de grupos aviesos”, que persiguen cualquier fin, menos el que se haga justicia.
    Por su parte, la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que ya entregó algunos de los resultados de las 10 pruebas periciales que realizó sobre la muerte de Paulette a petición de la PGJEM.
    El vocero de la PGR, Ricardo Nájera Herrera, señaló que los exámenes que se practicaron son los de medicina forense, antropología forense, criminalística, toxicología y poligráfica, entre otros.
Según el procurador mexiquense Alberto Bazbaz, será la ciencia la que determine cómo murió la niña, aunque advirtió que eso llevaría mucho tiempo.
Nájera Herrera aseguró que la prueba de antropología forense revelará sí la pequeña Paulette perdió la vida en el mismo lugar donde fue encontrado el cuerpo, es decir, en su habitación, y el tiempo-espacio del deceso.
El funcionario precisó que los resultados de los exámenes serán cotejados con otros que la PGJEM solicitó a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y a otras instituciones.
    Informó que antes de fin de semana se entregará un informe de cada una de las pruebas, las cuales fueron realizadas por personal de reconocida capacidad en nuestro país, como Miguel Óscar Aguilar Ruiz, uno de los más destacados científicos forenses.
    Mientras tanto, Roberto Ayala, amigo de Lisette Farah, anunció que acudirá mañana ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) a rendir declaración en torno a las investigaciones que se llevan acabo sobre la muerte de Paulette.
    El abogado de Ayala, confirmó que la declaración será en calidad de testigo ante el Ministerio Público mexiquense en la ciudad de Toluca.
    Descartó que hayan recibido algún citatorio, pero aclaró que su cliente acudirá de manera voluntaria tras haberse enterado por los medios de comunicación de que era buscado debido a su amistad con la madre de Paulette.
    No obstante, el abogado descartó que la “relación de amistad” entre Ayala y Lisette fuera cercana, pues afirmó que se conocieron por internet a través de una conocida red social en abril del año pasado, y sólo se vieron personalmente en dos ocasiones.
    Negó, a su vez, que Roberto Ayala sea un instructor de gimnasio, como se ha manejado en algunas versiones, y aclaró que tampoco es cierto que hubiera acompañado a Lisette a un viaje a Los Cabos, dos días antes de que se reportara la desaparición de Paulette.
    El litigante aclaró que su cliente se enteró de la muerte de la niña, a través de los medios de comunicación, ya que desde enero no había tenido mayor contacto con Lisette Farah.
    Pese a lo anterior, reiteró que el interés de su cliente es colaborar con las autoridades, por lo que decidió presentarse ante el Ministerio Público para rendir su declaración.