Protesta Moreira contra nuevo gasolinazo

lunes, 10 de mayo de 2010

SALTILLO, Coah., 10 de mayo (apro).- El gobernador Humberto Moreira Valdés cuestionó hoy el nuevo aumento en los precios de las gasolinas y censuró al gobierno federal por la “opacidad” con que aplica los recursos obtenidos del incremento a combustibles e impuestos.

Luego de sus críticas constantes al presidente Felipe Calderón por el manejo económico y el problema de la inseguridad, en conferencia de prensa en el salón Gobernadores de Palacio de Gobierno, Moreira Valdés mostró varios carteles, en los que se leía:

“Qué triste regalo de Día de las Madres: otro gasolinazo”; “Ya párenle”; “Dos aumentos en diciembre de 2009 y cinco en lo que va de 2010”.

Moreira Valdés cuestionó el destino de los recursos obtenidos por esos incrementos para enfrentar la crisis, los cuales “no están en estados ni municipios”.

Dijo que eso se puede ver en la falta de presupuesto federal para el programa carretero, ya que el proyecto no incluyó a Coahuila. Añadió que, no obstante gestiones de diputados federales, el Congreso autorizó una partida de cinco mil millones de pesos que, afirmó, no han llegado al estado.

En el acto, en el que estuvieron presentes los alcaldes de Saltillo y Ramos Arizpe, Jericó Abramo Masso y Ramón Oceguera, Moreira sacó de su bolsillo dos monedas de 10 centavos, y se las entregó a los ediles para, dijo, ilustrar el apoyo federal.

“Esto es lo que nos manda la federación por cada peso que aporta el estado”, dijo y aseguró que en los municipios se necesitan al menos 30 centavos de un peso para pagar las nóminas y los gastos administrativos.

Señaló que, en 2009, la Secretaría de Hacienda recortó miles de millones en participaciones, y advirtió que espera haga lo mismo este año.

Además, Moreira afirmó que el gobierno federal “pinta un mundo de caramelo” en su publicidad, presumiendo la construcción de obras.

“No tienen vergüenza: vamos a hacer unos spots y mandar inserciones para desmentirlos”, dijo.

Según Moreira, la falta de recursos es una medida represiva del gobierno federal contra los gobernadores que critican sus fallas y que, en su caso, de debe a que los diputados priístas coahuilenses hayan votado  contra el alza de impuestos.

Comentarios