Preocupa a Unión Europea impunidad en México

miércoles, 12 de mayo de 2010

MÉXICO, DF, 12 de mayo (apro).- A la Unión Europea (UE) le preocupan la impunidad y el uso excesivo de la fuerza militar en tareas de seguridad pública, advirtió hoy la embajadora especial de España en materia de Derechos Humanos, Silvia Escobar.

En el marco de la primera reunión sobre el fortalecimiento del diálogo y cooperación entre México y la Unión Europea, la representante de España --país que preside temporalmente la UE-- sostuvo que también están pendientes sobre los avances en las investigaciones del caso del activista finlandés Jyri Antero Jaakkola, asesinado en San Juan Copala, Oaxaca, el 27 de abril pasado.
Sin embargo, acotó que durante el diálogo entre funcionarios europeos y mexicanos, el gobierno de Felipe Calderón ofreció una respuesta exhaustiva, “de la que tomamos buena nota”.

En conferencia de prensa en la Cancillería, Escobar aclaró que “la Unión Europea no cuestiona la legitimidad que tiene el gobierno de México para usar las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, aunque sí comparte las mismas preocupaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre la impunidad y el uso excesivo de la fuerza”.

También destacó el hecho de que el gobierno mexicano tiene la obligación de atender la recomendación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para reformar el artículo 57 del Código Penal Militar, con el fin de que los soldados puedan sean juzgados por autoridades civiles y se reponga el daño a las víctimas.

Previo a ello, el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Juan Manuel Gómez Robledo, consideró “desacertado” el fallo de cuatro relatores de Naciones Unidas acerca del homicidio del ciudadano finlandés.

“Es un contexto social complejo, donde varios grupos se disputan el control político; se pide entonces precaución a las personas al entrar a la zona (triqui), no se puede llegar ahí de cualquier manera”, advirtió.

Sin embargo, eludió señalar a los responsables de los crímenes, pues según él se trata de un asunto intricado. “Todo lo determinarán las investigaciones y no conviene prejuzgar”.

Y luego lanzó el reto: “La actitud del gobierno mexicano es abierta, y en el futuro se espera una actitud constructiva por parte de los relatores” de ONU.

En tanto, la SRE informó en un comunicado que el objetivo de la reunión fue realizar consultas sobre las respectivas situaciones de derechos humanos.

Por su parte la embajadora Marie-Anne Coninsx, jefa de la delegación europea en México, destacó los proyectos que las autoridades mexicanas presentaron para erradicar la violencia de género y las diversas acciones que se llevan acabo con la sociedad civil.

Gómez Robledo recordó que hace seis años la Cancillería instauró un proyecto de cooperación en tres fases: la primera es la aplicación de estándares internacionales para evaluar la situación de los derechos humanos.

La segunda trata el diseño de políticas públicas para evitar la tortura, proteger los derechos indígenas y evitar la violencia de género, y la última busca aplicar estándares internacionales a escala local, es decir, en estados y municipios, “que es donde más urge”, destacó.

Sin embargo, el funcionario federal reconoció avances y desafíos en materia de libertad de expresión, combate a la violencia de género y la agresión a periodistas.