En Sudáfrica, el juego de pelota mesoamericano

viernes, 14 de mayo de 2010

MÉXICO, DF, 14 de mayo (apro).- El Juego de Pelota mesoamericano llegó en forma de exposición a Sudáfrica con motivo de la Copa del Mundo de Futbol, que se abrirá en un mes.

La muestra, inaugurada el día 6 en el Museo de Mapungubwe, de la Universidad de Pretoria, en Johannesburgo, capital del país, permanecerá hasta el próximo 10 de junio.

El Juego de Pelota, una construcción rectangular en cuyas dos paredes laterales enfrentadas se colocaba un aro de piedra al cual debía meterse la pelota de caucho (utilizando cabeza, hombros, antebrazos, muslos, rodillas, pies, menos las manos), representaba una alegoría del acceso al inframundo para convivir con los dioses más allá de la muerte. De ahí que los sacrificados con el que concluía el ritual (por decapitación o extracción del corazón) eran los vencedores.

El acervo, procedente de distintos museos y zonas arqueológicas del país en poder del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), consta de 13 piezas prehispánicas originales que datan del 1500 a.C. a la Conquista (más de tres mil años), según la información oficial:

“Entre las piezas de arcilla, piedra (caliza y basáltica) y alabastro, realizadas por las culturas totonaca, maya y mexica, así como por la llamada tradición Tumbas de tiro (Nayarit), se encuentran esculturas, sonajas y silbatos que representan a jugadores de Juego de Pelota, maquetas de un templo y un Juego de Pelota, un anillo y la representación de una pelota usados en esta práctica, además de un hacha, un riel, un candado y una escultura yugo (protector de cadera) zoomorfa.”

Como el partido inaugural de la Copa del Mundo de Futbol, el 11 de junio, corresponde abrirlo al anfitrión, Sudáfrica, quien por sorteo enfrentará a México, el hecho ha generado un gran interés del público sudafricano por conocer más sobre nuestro país, y también de ahí se deduce que la visita a la muestra tendrá una acogida mayor a la esperada.

La exposición se ha dividido en cuatro secciones: El Juego de Pelota, La práctica del Juego de Pelota, La cancha del Juego de Pelota, y Rituales y Ceremonias, cuya curaduría corrió a cargo de la arqueóloga Laura Pescador Cantón.

De acuerdo a la información emitida por el INAH, se conocen hasta ahora más de mil 500 canchas de Juego de Pelota (del sur de Estados Unidos a Honduras), y ellas “presentan una gran variedad de formas e iconografía asociada, aunque existe una unidad intrínseca que dio al juego un significado esencial entre los mesoamericanos”.

Hasta hace pocos años se creyó que los olmecas inventaron el juego. Pero los descubrimientos de El Manatí, Veracruz, si bien comprueban su conocimiento del hule, no incluyen ejemplos de canchas.

Se trata de un ritual muy vistoso: lujosos penachos de plumas, tocados con piedras preciosas, collares de mosaico, cinturones, sandalias, rodilleras, anillos de metal, capas y faldellines de plumas.

La cancha más antigua --siempre de acuerdo al boletín oficial-- se encuentra en Paso de la Amada, Chiapas (1400-1200 a.C.), correspondiente al periodo Preclásico; en el siguiente, el Clásico (100-600 d.C.), las ciudades mesoamericanas más grandes tenían por lo menos una cancha de ellas.

Pero no es sino del 650-900 d.C., en el Epiclásico, cuando se edificó el mayor número de canchas; por ejemplo, en Cantona, Puebla, existen 24; en Tajín, Veracruz, 17, y en Chichén Itzá, Yucatán, 19.

En México-Tenochtitlan se encontraba una en la plaza sagrada de la ciudad, un complejo que incluía temascales, el tzompantli o altar de cráneos y plataformas para danzas rituales, cuyos vestigios pueden aún observarse.

En el primer Mundial de Futbol que organiza el continente africano, los momios están a favor de un triunfo azteca. Y no habrá que temer, desde luego, el sacrificio de los jugadores de Javier Aguirre.

Comentarios