El legado de Benito Juárez

domingo, 16 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de mayo (apro).- Pese a que el 150 aniversario de las Leyes de Reforma –celebrado en 2009– pasó casi desapercibido para el gobierno panista de Felipe Calderón, la figura de Benito Juárez, el presidente que las promulgó, no deja de hacer historia.

         Hace unos meses, en noviembre del año pasado, se inauguraron dos exposiciones correlacionadas que abordaban dos personalidades con ciertas similitudes y que compartieron una época como gobernantes de Estados Unidos y México, así como algunos ideales republicanos.

Estas dos exposiciones fueron Abraham Lincoln transformado, y Benito Juárez y la formación del México moderno, ambas inauguradas en Estados Unidos.

         En días pasados se abrió una nueva muestra en el Museo Nacional de las Intervenciones (MNI), titulada El Legado de Benito Juárez, donde no sólo se da cuenta de la obra de quien fuera presidente de México, sino del papel en general que los liberales del siglo XIX tuvieron en hechos como la promulgación de la Constitución de 1857, la Guerra de Tres años (1858-1861), la Intervención Francesa, las Leyes de Reforma y la construcción misma del Estado mexicano.

         La exposición está integrada con imágenes y documentos. Destaca, por ejemplo, una carta que el escritor francés Víctor Hugo, autor de Los miserables, envió a Juárez en 1867 para expresarle su apoyo por la lucha que México libraba contra la intervención francesa.

         Cabe señalar que el MNI, ubicado en el antiguo Convento de Churubusco, cerca de la estación del Metro General Anaya, pondrá ahora a disposición del público --en el marco de esta exposición-- el legado documental que atesoró por más de diez años el ingeniero Jorge L. Tamayo, compilado en 15 tomos que reúnen alrededor de 15 mil fojas.

         La familia del ingeniero y geógrafo oaxaqueño (1912-1978) donó a la Biblioteca del MNI la obra completa sobre Benito Juárez que aquel publicó, es decir los documentos, discursos y cartas de Juárez reunidos en los 15 volúmenes y un disco compacto.

         En la ceremonia de donación, en la que estuvieron presentes la directora del recinto, Enriqueta Cabrera; la secretaria de cultura de la Delegación Coyoacán, Laura Esquivel, y el historiador Rogelio Álvarez, autor de la Enciclopedia de México, el hijo del ingeniero, Jorge Tamayo, destacó que su padre no sólo compiló los documentos, sino que los revisó y analizó “ampliamente”.

         “Se hizo una compilación, revisión y estudio de más de 9 mil documentos que fueron interpretados y contextualizados por el autor, generando más de 2 mil 400 páginas: las notas, como las llamó el ingeniero Tamayo, congruente con su modestia.”

         Además de los 15 tomos, la familia donó el disco compacto en el que se hizo un trabajo de digitalización de los documentos, por parte de un equipo de investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco, encabezados por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva.

         Asimismo, entregó una obra sobre Margarita Maza de Juárez, esposa del Benemérito de las Américas, escrita por Martha López Portillo de Tamayo, esposa del ingeniero Tamayo.

         Cuando se inauguró en el MNI la exposición El Legado de Juárez, José Rogelio Álvarez destacó que si se hubiera incorporado la Reforma a las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, que se realizan este año, se hubiera “contribuido a la cabal comprensión de aquellos episodios”.

         Y es que algunos de los preceptos contenidos en la Constitución Liberal de 1857 fueron recogidos en la conformación del Estado mexicano moderno y en la Constitución de 1917. Álvarez enumeró: El federalismo como base de la organización del Estado, el sufragio universal, las garantías y los derechos del hombre, y la libertad religiosa.

         Hace un par de semanas se realizó también el seminario Estado laico y libertad de creencias, en la Antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia, de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde juristas, académicos y legisladores refrendaron la importancia de mantener la laicidad como condición indispensable para la democracia.

         Así pues, aunque el gobierno en sus festejos oficiales quiera minimizar a Juárez, éste brilla con luz propia y sus ideas siguen vigentes y discutiéndose.

 

ap/cvb

--FIN DE TEXTO--

v/v/