Se deslinda EPR de desaparición de Fernández de Cevallos

lunes, 17 de mayo de 2010

TUXTLA GUTIERREZ, Chis., 17 de mayo (apro).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) se deslindó este lunes de la desaparición de Diego Fernández de Cevallos y de paso deploró el hecho.

“Cualquiera que sea el origen o motivo, es un hecho doloroso para la familia, dolor que conocemos y sabemos por lo que están pasando”, señaló el grupo guerrillero en un comunicado.

A casi tres días de la desaparición del acaudalado panista en las cercanías de su rancho, el grupo armado emitió un comunicado en el que desconoce si la acción se debió a “motivos políticos, pugnas interpartidarias o por la descomposición social de este régimen neoliberal”.

El EPR precisó que para ellos la política no es un problema personal, y por ello la desaparición de Fernández de Cevallos es un acto que lamentan “sin importar si sacan su accidentada biografía o los claroscuros de su vida”.

“Lamentamos el hecho y nos solidarizamos con el dolor de su familia, así como con el dolor de todas las familias que sufren por la ausencia de sus seres queridos y nos pronunciamos por que no haya más desaparecidos en el país ni por motivos políticos o sociales”, indicó el grupo insurgente.

Sin embargo, criticó que sólo en los casos de personajes relevantes el gobierno federal vuelque todos los recursos a su alcance para encontrarlos, y no así con el ciudadano común  y corriente que carece de fortuna económica o un apellido de renombre, o si se trata de un luchador social, pues en estas circunstancias impera el desdén y se menosprecia el dolor de las familias.

“Cuando se trata de un hombre de renombre, la familia no sólo recibe todo el respaldo del Estado, sino también de los medios de comunicación que cuidan las formas y evitan colgarle a toda costa adjetivos, como se hace con los luchadores sociales y los ciudadanos indefensos”, sostuvo el EPR.

El grupo armado sostuvo que saben del dolor que provoca un desaparecido, porque ellos también tienen a dos de sus compañeros en esa situación: Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

Destacó que este mes se cumplieron ya tres años de la detención-desaparición de sus dos compañeros y, en esa lógica de la impunidad, “la política de este gobierno trata de cerrar toda posibilidad de descubrir y castigar a los responsables materiales de dicho delito”.

Además, conoce del dolor de los familiares de cientos de luchadores sociales que han sido detenidos-desaparecidos por el Estado mexicano.

Luego acusó al gobierno de Felipe Calderón de incurrir en la desaparición forzada, pues lejos de ser una política de Estado en desuso, se le apuntaló y se practica sistemáticamente.

El EPR recordó que el delito de desaparición forzada, ya sea por motivos políticos o sociales, es un crimen de lesa humanidad que no prescribe y está por encima de cualquier posición o militancia política, y los responsables materiales e intelectuales deben ser castigados.

Comentarios