La violencia proviene del narco, no del gobierno: Calderón

martes, 18 de mayo de 2010

MADRID, 18 de mayo (apro).- El presidente Felipe Calderón aseguró hoy aquí que la violencia que priva en México es producto del conflicto entre las propias organizaciones del crimen organizado, por el control del mercado, y no de la estrategia gubernamental.

"Hay quienes equivocadamente dicen que la acción del gobierno es la que ha provocado la violencia. No es así", dijo Calderón durante una entrevista con el programa Los desayunos de la televisión pública española (TVE).

Aseguró que el 90% de los homicidios registrados en México tienen su origen en ese enfrentamiento de los grupos criminales, y que el estado enfrenta esa violencia.

"Nosotros estamos enfrentando, sacando, repeliendo y arrinconando" a los criminales, "con la ley en la mano y respetuosos de los derechos humanos", dijo Calderón a la periodista española Ana Pastor.

El mandatario mexicano defendió su guerra contra el narcotráfico ante la televisión pública española, aunque desde su llegada a España, el domingo pasado, solo ofreció respuesta a dos preguntas de la prensa mexicana que le acompaña en sus giras.

Nuevamente, Calderón se lanzó contra los críticos de su estrategia de combate a las drogas, al señalar que no replegará a las fuerzas de seguridad del Estado en este tema.

 “Y la propuesta absurda que hacen mis críticos es que el gobierno mexicano debe, simplemente, replegarse, como si por arte de magia los criminales se convirtieran en santos barones; se les aparezca como a San Pablo, Jesucristo, y se convierten en buenos: No va a ser así”.

Se quejó sobre el “análisis tan superficial acerca de lo que pasa en México”.

 “Hay que enfrentarlos con la autoridad del Estado. Hay que impedir que se apoderen de comunidades y si esa comunidad tiene una policía municipal que no puede enfrentarlos, nosotros sí podemos enfrentarlos yt derrotarlos con la fuerza pública o con las Fuerzas Armadas, que además tienen una misión constitucional de preservar la seguridad interior”, dijo poco antes de participar en la Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe (UE-ALC).

Incluso comparó lo que él hace respecto de otros países, a los cuales no identificó, al asegurar que en su administración se está “enfrentando” a los miembros de la delincuencia organizada,. “Hay muchos países en donde por temor i por debilidad, lo que sea, no se les enfrenta, y los criminales se han apoderado de comunidades enteras”.

 Equiparó lo anterior con el caso de los piratas somalíes, que son, dijo, “crimen organizado puro y duro” y que se han “apoderado de una sociedad y un gobierno”, y tienen una “afectación ya incluso internacional”.

Y aseguró que eso es lo que “no hemos permitido en México”.

Calderón fue cuestionado sobre la situación en Ciudad Juárez, y los crímenes cometidos contra mujeres que, aquí en España, “preocupa de verdad”, le dijo la periodista.

Hizo un repaso histórico sobre el fenómeno de crecimiento demográfico de Juárez como polo de atracción de mano de obra femenina y la carencia de la ciudad en ofrecer servicios básicos, aun cuando recurrió al discurso del combate entre dos organizaciones del crimen organizado en la disputa de la plaza.

“No olvides que nuestro problema en México es que vivimos en un piso, donde nuestro vecino es el principal consumidor de drogas del mundo, y de todo mundo quiere venderle droga a través de nuestra puerta y nuestra ventana. Y Juárez es la puerta, exactamente, con el vecino.

Unas horas antes de viajar rumbo a Estados Unidos, donde se reunirá en una cena con el presidente Barack Obama, Calderón reprobó nuevamente la ley 1070 del Estado de Arizona.

Comentó que esta legislación “introdujo” que una autoridad “puede detener a alguien por su apariencia física y de esta manera transgredir un principio elemental de cualquier democracia, y particularmente en el siglo XXI, y de cualquier sistema basado en las libertades, que es la no discriminación racial”.

La calificó como una “ley absurda” que contiene “principios reprobables” desde cualquier punto de vista, “independientemente del derecho que nosotros respetamos de que cualquier nación establezca la legislación interna que considere conveniente”.

El tema, adelantó, será abordado en esta visita a Washington.

 

Comentarios