Acusan a delegado de Semarnat de acoso sexual

viernes, 21 de mayo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 21 de mayo (apro).- Un grupo de trabajadores de la delegación estatal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) acusó al delegado Ramón Eduardo Rosado Flores de “acoso sexual” y de vender plazas, por lo que exigieron al titular del área, Juan Rafael Elvira Quezada, la destitución e inhabilitación del funcionario.

Bárbara Garduño de los Santos, jefa de Recursos Materiales en la dependencia es una de las empleadas directamente afectadas.

Según consta en la queja administrativa número 1096/DEDSYVF2/2010 que interpuso ante la Fiscalía Especializada en Protección a los Derechos de la Mujer desde que Rosa Flores regresó a la dependencia, en mayo de 2009 –antes, de abril de 2007 a junio de 2008, ya había ocupado el mismo cargo--, comenzó a acosarla con invitaciones a cenar, viajes de trabajo solos, llamadas telefónicas, mensajes por teléfono y llamadas telefónicas fuera del horario laboral.

A pesar de no depender directamente de Rosado Flores, Bárbara acompañó al delegado en dos ocasiones y las dos veces éste la presionó para “salir a cenar” y “tomarse un vinito”.

Al negarse sistemáticamente a salir con el delegado, Bárbara sufrió luego otro tipo de acoso, el laboral. El funcionario le hacía firmar cada mes su renuncia y le quitaba sus herramientas de trabajo, como computadoras o impresoras.

Fue tal el hostigamiento que la mujer tuvo crisis emocionales recurrentes hasta que sus compañeras la convencieron de presentar una denuncia formal.

No es el único caso.

Martín Francisco Martín Gómez pagó caro la osadía de protestar porque el funcionario pretendía venderle una plaza. El delegado estatal no lo dejó en paz.

En la denuncia que presentó ante el Órgano de Control Interno de la Semarnat, el encargado regional en la zona Costa de Chiapas, refirió que Rosado Flores buscó presionarlo para que le pagara cierta cantidad de dinero a cambio de “conseguirle una plaza”.

Martín Gómez se negó a entregarle el dinero y optó por concursar por la plaza por lo cual el delegado estatal procedió a amenazarlo.

El hostigamiento alcanzó otros trabajadores de la dependencia que también interpusieron denuncias ante la Contraloría Interna.

El escándalo fue tal que, en abril pasado, el delegado tuvo que pedir unos días de “vacaciones” y al vencerse éstas alargó su ausencia con dos “incapacidades médicas” que vencen este lunes 24.

Desde ahora, los trabajadores anunciaron que impedirán a toda costa su regreso.

Pero Ramón Rosado no se ha quedado quieto. El funcionario contrademandó a los trabajadores, a quienes acusó de “delitos contra la dignidad de las personas”.

Por esa razón, el martes pasado un grupo de policías estatales acudió a las oficinas de la dependencia para intentar detener a Bárbara Garduño y Martín Gómez, pero no lograron su objetivo.

“Esta situación, además de ser una estrategia del delegado por intimidarnos, viola la ley estatal, ya que dicho delito se dirime en el ámbito civil y no en el penal”, explicó Garduño.

“Me siento totalmente desprotegida, pues tardé años en atreverme a denunciar el acoso que estaba sufriendo, y ahora pasa que la demandada soy yo y que me tengo que estar escondiendo, pese a que soy la víctima”, señaló empleada, quien al final tuvo que interponer un amparo contra su una eventual detención.

La mujer pidió a los gobiernos estatal y federal intervengan en el caso e investiguen denuncias similares levantadas contra el delegado de la Semarnat en Chiapas.

Hasta el momento, la dependencia federal ha guardado silencio en torno al caso.

Comentarios