Exesposa del Chapo denuncia maltrato en detención; CNDH abre investigación

viernes, 21 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 21 de mayo (apro).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) abrió una queja por el operativo policiaco-militar desplegado el pasado miércoles 12 en Culiacán, Sinaloa, en el que fue detenida Griselda López Pérez, exesposa de Joaquín El Chapo Guzmán.

Según la quejosa, ella y su hija Grisell fueron víctimas de malos tratos por parte de los policías y militares durante su detención y posterior traslado a la sede de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en la Ciudad de México.

Incluso asegura que su hija presenta daños emocionales debido al hostigamiento del que fue víctima.

Originalmente, López Pérez presentó la queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Sinaloa (CEDH). Lo hizo el viernes 14 y ese mismo día se entrevistó con el presidente del organismo, Juan José Ríos Estavillo, quien se comprometió a darle curso.

Sin embargo, la queja fue turnada luego a la CNDH. Se sabe incluso que personal de ese organismo viajó a Sinaloa para entrevistarse con la exesposa del Chapo, quien inexplicablemente fue liberada por la Procuraduría General de la República (PGR) apenas unas horas después de su detención y pese a  estar relacionada en una averiguación previa por lavado de dinero. (Proceso 1750)

En el operativo del pasado miércoles 12, efectivos de la Policía Federal, el Ejército y la Marina catearon al menos siete propiedades de Griselda López Pérez, uno de cuyos hijos, de nombre Edgar Guzmán, fue ultimado el 8 de mayo de 2008 en un centro comercial de Culiacán. Sus victimarios utilizar bazucas y lanzamisiles.

La exesposa del Chapo Guzmán fue llevada a las instalaciones de la SIEDO donde fue interrogada con base en la averiguación previa UEIORPIFAM/ AP/ 0629/2009, bajo la presunción de que lava dinero del narcotráfico; ese mismo día, alrededor de las 23 horas, Griselda López fue dejada en libertad “bajo reservas de ley”.

Comentarios