Censo de población confronta al gobierno y la Iglesia católica

lunes, 24 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de mayo (apro).- El sacerdote José de Jesús Aguilar, encargado de Radio y Televisión de la Arquidiócesis de México, negó hoy que la Iglesia católica intente boicotear el censo de población 2010, debido a que en él no se define claramente a la Iglesia católica, apostólica y romana.

“La Iglesia no está para boicotear, nosotros sólo diremos a la gente cómo contestar la encuesta del censo”, aclaró Aguilar.  

Entrevistado en W Radio, Aguilar dijo que la pregunta del censo, relativa a la religión católica, es “muy confusa”, por lo que en la Iglesia “lo que estamos haciendo es aclarar a los católicos cómo deben contestar”.

De esta manera, Aguilar se vio obligado a desmentir lo que el semanario Desde la fe, de la propia arquidiócesis de México, publicó en su último número, donde claramente señala que la Iglesia católica “tendrá todo el derecho a iniciar una campaña de boicot para que sus fieles no participen (en el censo)”.

En su editorial, Desde la fe adelantó que promoverá el boicot, debido a que en el censo “no son claras las opciones para definir la pertenencia a la Iglesia católica en México”.

Y agregó que “la encuesta resulta tramposa y deja en claro el objetivo de disminuir estadísticamente a la Iglesia católica”, ya que a ésta la define erróneamente como “Iglesia católica, apostólica y romana reformada”.

Desde la fe indicó que el verdadero nombre es “Iglesia católica, apostólica y romana en México”, y así está registrada formalmente ante la Secretaría de Gobernación.

Por su parte, Eduardo Sojo, titular del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la dependencia  que realizará el censo de población 2010, afirmó que la encuesta no generará ninguna confusión para perjudicar a la Iglesia católica.

“La pregunta es una pregunta abierta: ‘¿cuál es la religión de?’ Y se pregunta a cada uno de los miembros del hogar, luego el entrevistador apunta lo que le dice el entrevistado”, dijo Sojo.

El funcionario señaló que para disipar las dudas y preocupaciones de la Iglesia católica, hablará con sus representantes en México. “Ya estamos buscándolos para sentarnos y aclarar las cosas”, concluyó Sojo.

Para la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), es la Iglesia católica la que intenta “boicotear a la ciudadanía”, debido a que no quiere asumir “la gran pérdida de credibilidad” que está teniendo en México.

En un comunicado, Confraternice agregó: “La encuesta de este año será más precisa que la de las décadas anteriores, y sin duda demostrará el gran mosaico religioso que existe en nuestro país”.

En el resultado del censo, concluyó Confraternice, “se verá el crecimiento exponencial de la comunidad cristiana evangélica”, que contrastará con la disminución en fieles que está teniendo la Iglesia católica.

Comentarios