Dos policías de Irapuato, acusados de matar a golpes a una persona

miércoles, 26 de mayo de 2010

GUANAJUATO, Gto., 26 de mayo (apro).- Dos elementos de la Policía Municipal de Irapuato fueron acusados de matar a goles a un hombre al que detuvieron por una falta administrativa, en el trayecto a los separos.

El hombre falleció cuando ya había ingresado a dicha área de la Policía Preventiva.

El procurador de Justicia del estado, Carlos Zamarripa Aguirre, dijo que la investigación arroja “datos concretos” que permiten inferir la participación de por lo menos uno de los dos policías preventivos que lo aprehendieron y trasladaron a los separos, en los golpes que mostraba la víctima.

El hombre, identificado como Daniel Murillo Carrillo, de 35 años de edad, fue detenido el domingo pasado al encontrarse en estado de ebriedad.

A las 7:30 horas se reportó al Ministerio Público que Murillo se encontraba muerto dentro de los separos de Seguridad Pública Municipal.

La víctima presentaba diversos golpes, lo que le causó un traumatismo en el abdomen, que le ocasionó la muerte.

En conferencia de prenssa, Zamarripa informó hoy que, de acuerdo con la necropsia practicada al cuerpo de Daniel Murillo, las lesiones que éste presenta “le fueron inflingidas en el trayecto, entre su detención y los separos”.

Explicó que Murillo “fue traumatizado por lo menos por uno de los elementos” en ese lapso, debido a que en los separos no hay huellas o evidencias de que haya sido en ese lugar donde se le atacó.

Si bien los dos policías involucrados en este caso están plenamente identificados, ninguno se ha presentado a laborar desde el lunes pasado.

“Se les giró una orden de comparecencia desde el lunes, que está vigente, puesto que no han acudido a laborar, y por la información que tenemos, ni en sus domicilios están”, señaló.

Anunció que la dependencia a su cargo ejercitaría mañana la acción penal  contra los presuntos responsables, entre los que podría estar incluido el médico encargado de certificar el estado de los detenidos antes de ingresar a los separos en Irapuato.

Por su parte, la Procuraduría Estatal de los Derechos Humanos inició por oficio el expediente 77/10-B.

En el último año, siete personas han perdido la vida por lesiones autoinflingidas o por homicidio en los centros de readaptación social –Ceresos- y las cárceles municipales de Guanajuato.