Tamaulipas: rechazan que hayan disparado a escuela desde un helicóptero

jueves, 27 de mayo de 2010

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 27 de mayo (apro).- La Secretaría de Educación del estado (SET) confirmó que la alumna Daniela Oyervidez resultó herida en una pierna cuando se encontraba en el patio de la Secundaria Federal 4 de Reynosa. Sin embargo, rechazó que el disparo haya sido hecho desde un helicóptero, como aseguran testigos.

Mario Vargas, director de Educación Básica de la SET, dijo que los reportes con los que cuenta la dependencia se refieren a que la bala que hirió a la niña provino de disparos que se hicieron desde vehículos que se perseguían por la calle, no desde un helicóptero como dijeron alumnos de esa institución a medios locales.

Sin embargo, testigos de los hechos insistieron que la niña fue herida por una esquirla y que, aparentemente, fue debido a disparos que realizó un helicóptero de las Fuerzas Federales que sobrevolaba la ciudad.

“Por la descripción que dan los niños, se trataba de un helicóptero del Ejército, que parece ser que disparó contra un convoy de vehículos sospechosos que iba por la calle Acapulco, donde se ubica la escuela”, relató uno de ellos.

Estas mismas fuentes aseguraron que en el patio de la escuela quedaron regados algunos casquillos percutidos de alto calibre.

Por su parte,  Karla Cabrera, vocera de la SET, reconoció que hay versiones que apuntaban a que los disparos se habían hecho desde una aeronave, pero aseguró que los funcionarios de la dependencia se entrevistaron con médicos, maestros y familiares de la niña para saber lo que había pasado y que descartaron esa posibilidad.

“La información que tenemos es que fue una bala perdida de una persecución entre vehículos de civiles. No creemos que haya sido del Ejército debido al calibre que causó la herida; no era de las que usa el Ejército”, refirió.

Sin embargo, Cabrera dijo que no contaba con la información del calibre exacto de la bala que hirió a la joven, quien fue atendida por los médicos en el Hospital Santander de esa ciudad fronteriza y se reportaba fuera de peligro.

En ese hospital, el personal médico se negó a proporcionar información sobre este incidente, al asegurar que se trataba de “información confidencial”.