Marchan maestros y electricistas; exigen mesa nacional de diálogo

viernes, 28 de mayo de 2010

MÉXICO, DF, 28 de mayo (apro).- Miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con apoyo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y otras organizaciones, se manifestaron hoy en la capital de la República para exigir la instalación inmediata de una mesa nacional de diálogo, a casi un mes de la entrega de su pliego de demandas.

La movilización partió del Zócalo a la Secretaría de Gobernación poco después de las diez de la mañana.

Desde temprana hora, la policía capitalina alertó a la ciudadanía evitara circular por las principales arterias circundantes a lo largo del recorrido de los trabajadores.

Sin embargo, la marcha hizo un alto en las instalaciones de Televisa en Balderas para reclamar la falta de cobertura informativa sobre la disidencia magisterial.

Ya en Bucareli, donde se ubican las oficinas de la Segob, los manifestantes exigieron la instalación de una mesa nacional de negociación.

Tanto en Televisa como en la Segob se dieron los primeros choques entre manifestantes y granaderos.

Los maestros demandan la cancelación de la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), así como el reconocimiento a cuatro programas y un sistema alternativo.

También piden mayores recursos para plazas de nueva creación, así como la devolución de escuelas ocupadas por priistas y miembros de la sección 59 del SNTE.

De igual manera, exigen juicio político al gobernador priista Ulises Ruiz Ortiz y el castigo a responsables de la represión en 2006 y 2007.

Los maestros oaxaqueños advirtieron que, de seguir la cerrazón de las autoridades de la entidad, efectuará plantones masivos regionales rotativos a partir del próximo lunes y hasta el 14 de junio, al cumplirse cuatro años del fallido desalojo del plantón magisterial.

Adelantaron que se declararán en paro indefinido de labores si no reciben respuestas satisfactorias a su pliego petitorio, e incluso podrían boicotear las elecciones locales del 4 de julio, así como las fiestas tradicionales de la Guelaguetza.

Más tarde, reportes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal destacaron que la movilización culminó sin mayores incidentes y que los contingentes se retiraron casi al filo de las siete de la noche de las oficinas de Gobernación para concentrarse en su campamento en el Zócalo.

Por la movilización, la policía capitalina desplegó a más 500 uniformados, principalmente del área de Granaderos y la Subsecretaría de Control de Tránsito.   

Comentarios