Condena la UE agresión a caravana humanitaria en Oaxaca

lunes, 3 de mayo de 2010

MEXICO, D.F., 3 de mayo (apro).- La Unión Europea (UE) exhortó a los gobiernos de Felipe Calderón y de Ulises Ruiz a castigar a los responsables de la emboscada en la que perdieron la vida los activistas Beatriz Cariño y Jyri Jaakkola, este último de origen finlandés, el pasado 27 de abril en San Juan Copala, Oaxaca.
La Unión Europea recomendó a las autoridades federales, estatales y municipales a hacer todo lo posible para identificar, arrestar y juzgar a los culpables de esos asesinatos que presuntamente están vinculados al PRI.
Por medio de un comunicado difundido por la embajada de España en México, la UE condenó los hechos y advirtió que “seguirá con atención la evolución de los acontecimientos”.
    A seis días de ocurrido el ataque a tres vehículos, en los que,  además del observador finlandés, viajaban otros cinco activistas procedentes de Italia, Alemania y  Bélgica, la UE expresó sus condolencias a los familiares de Cariño Trujillo y Jaakkola y confió en la pronta recuperación de los heridos.
    En la emboscada resultaron heridos el fotógrafo de la revista Contralínea, David Cilia García, y los activistas oaxaqueños  Mónica Santiago y Noé Bautista.
    Jaakkola formaba parte de la organización Vusi Tuuli (“Nuevo Viento”) que tenía un acuerdo de cooperación con la Universidad de la Tierra de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
    De acuerdo con la información que publica la revista Proceso en su edición de este semana (1748), el activista finlandés era hijo de un influyente político cercano a los eurodiputados Sutu Hassi y  Heidi Hautala. Esta última sugirió la creación de una “comisión de la verdad”.
     En tanto, el director de la revista Contralínea, Miguel Badillo y la reportera Ericka Ramírez quien, tras la emboscada, se encontraba desaparecida, acudieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para ratificar una queja presentada la semana pasada tras los hechos ocurridos en  San Juan Copala, en los que se vieron involucrados los reporteros Ramírez y Cilia García.
    Luego del atentado, los dos reporteros de Contralínea y dos activistas de la organización Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad (VOCAL), David Venegas y Noé Bautista, estaban en calidad de desaparecidos.
    El jueves pasado al mediodía, Venegas y Bautista rompieron el cerco que mantenían los paramilitares en San Juan Copala e informaron que los periodistas se encontraban vivos.
    Badillo acusó a las autoridades federales y estatales de “negligencia”, y dijo: “Hasta que nosotros dijimos que íbamos a entrar a rescatar a nuestros compañeros, fue cuando el gobierno del estado negoció con la comunidad para que se permitiera la búsqueda”.
    La tarde del jueves pasado, el gobierno de Ulises Ruiz trasladó a Badillo y David Cilia Olmos, padre del fotógrafo, a la zona donde se registró el ataque, pero fue hasta la medianoche cuando llegaron a Santiago Juxtlahuaca, el punto más cercano a San Juan Copala.

Comentarios