PGJEM da por cerrado el caso Paulette y se disculpa por los errores cometidos

lunes, 31 de mayo de 2010

México D.F., 31 de mayo (apro).- La procuraduría general de Justicia  del Estado de México (PGJEM) reiteró hoy que el caso Paulette está cerrado y ofreció disculpas a Lisette Farah, la madre de la pequeña que falleció, accidentalmente, entre la noche del 21 y la madrugada del 22 de marzo último.

En conferencia de prensa, la segunda en menos de una semana, el encargado del despacho y artífice de la tesis de la muerte “accidental”, Alfredo Castillo Cervantes, explicó que Paulette  tenía la capacidad motriz para trasladarse al lugar donde fue hallada muerta –el pie de su cama--, pero no para salir de ahí.

Apoyado en las imágenes de un video, el funcionario mexiquense comentó, asimismo, que los peritos no pudieron percatarse de la presencia del cuerpo de la menor porque ésta no despidió el clásico olor de descomposición, debido a la poca grasa corporal que tenía  y a la cantidad de cobijas en que quedó atrapada.

La ropa de cama, dijo, hizo una especie de embalsamamiento que impidió que el olor pudiera transmitirse hacia el exterior.

Castillo Cervantes detalló también que el alto contenido de alcohol en la sangre hallado en Paulette les hizo suponer inicialmente que se trató de un homicidio, pero aclaró que esa tesis se vino abajo cuando se comprobó que tal cantidad de alcohol se debía “a la descomposición propia del cuerpo”.

A partir de tales argumentaciones, el funcionario insistió que “no se violaron protocolos de procedimiento de ningún tipo en las investigaciones” y que sí acaso los hubo éstos, acotó, fueron “involuntarios”.

El exsubordinado de Alberto Bazbaz, quien renunció a la PGJEM la semana pasada como resultado de las polémicas conclusiones del caso, admitió que uno de sus principales errores fue que ni familiares, ni nanas, ni peritos ni policías buscaron a Paulette en la base de la cama.

Sobre este punto, aclaró que la cama de Paulette en ningún momento fue tendida por completo y que las nanas Ericka y Martha Casimiro se limitaron a extender las cobijas de la parte de arriba durante la reconstrucción del caso.

Durante la conferencia de prensa, el procurador provisional mexiquense se dirigió a los padres de Paulette, a quienes ofreció una disculpa por “los daños y perjuicios (sic)” que pudieron derivarse de las “fallas registradas” en la investigación.

En especial, se disculpó con Lisette Farah, a quien su exjefe señaló como principal sospechosa de la muerte de Paulette en una conferencia efectuada el pasado 31 de marzo.

El “carpetazo” al caso es absoluto, insistió el procurador en funciones e informó que la PGJEM abrió un sitio en internet sobre el caso para atender todas las dudas que se presenten.

Comentarios