DEA: Escalará narcoviolencia en México; preocupa quién será el sucesor de Calderón

miércoles, 5 de mayo de 2010

WASHINGTON, 5 de mayo (apro).- En una audiencia efectuada hoy en el Senado estadunidense, Anthony Plácido, jefe de Operaciones de Inteligencia de la agencia antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) sostuvo que la narcoviolencia en México “empeorará antes de registrar una mejoría”.
Al salir de la audiencia, el funcionario de la DEA declaró que “nadie sabe quién va a ser el próximo (presidente de México), y si va a tener las mismas ganas de perseguir delincuentes”.
“Tenemos que ganar todo lo que podamos en esta gestión (la del presidente Felipe Calderón). En el nivel táctico operativo, quisiéramos tumbar a los jefes de los cárteles durante los próximos dos años, advirtió.
Pese al pronóstico de Tony Plácido, el secretario de Gobernación de México, Fernando Gómez Mont, insistió en que la violencia atribuida a los cárteles de la droga irá en descenso en los próximos meses.
“El proceso de aceleración de la violencia va disminuyendo su velocidad, lo que significa que empezamos a encontrar en el camino un punto de inflexión, donde los índices llegarán a un punto máximo que empezarán a bajar paulatinamente, y ya nadie habla de que será un proceso dramático”, reiteró el secretario de Gobernación.
En conferencia de prensa en la embajada de México en Washington, Gómez Mont indicó que la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado no es un tema fácil, pero que el gobierno lo enfrenta con mucha decisión.
“El temperamento del presidente Calderón está hecho para afrontar este tipo de condiciones con toda puntualidad, con todo valor, con todo vigor; y hay que reconocérselo”, destacó Gómez Mont durante su encuentro con los corresponsales de medios mexicanos acreditados en la capital estadunidense.
“Ahora, algunos han corrido la especie (sic) que es una cuestión como personal del presidente. Una cosa es que él ejerza su liderazgo y otra cosa es que sea una batalla personal”, acotó el secretario de Gobernación.
En su segundo día de vista en Washington, Gómez Mont aseguró que la lucha contra el narcotráfico cuenta con la aprobación de las tres principales fuerzas políticas del país en el Congreso de la Unión.
Sin embargo, admitió, lamentablemente este combate tiene consecuencias negativas en términos de los más de 20 mil muertos que ha dejado la narcoviolencia en los tres años del gobierno de Calderón.
Además, el secretario de Gobernación reiteró que aun por encima del alto número de muertos que ha dejado a su paso la violencia en el país, esto es un indicador de que para finales de este año los crímenes, asesinatos, secuestros y desapariciones comenzarán a disminuir.
Luego rechazó de manera abierta que el creciente número de muertos que ha dejado a su paso la narcoviolencia signifique que, al final del sexenio de Calderón, los mexicanos lo vayan a recordar como una Presidencia con un legado de sangre y muerte.
“La herencia del gobierno de Calderón a las generaciones futuras será la consolidación de las instituciones de seguridad publica, desvinculadas de la relación con organizaciones criminales”, presumió Gómez Mont, quien sustentó que la lucha militarizada que lanzó el presidente al inicio de su mandato era una situación inevitable y un deber fundamental.
“Nadie quería que (la lucha contra el narco) significara estos costos, pero teníamos que afrontarlo”, subrayó el secretario de Gobernación.
Sobre los motivos de su visita a la capital estadunidense, Gómez Mont dijo que prepara la visita que realizará Calderón al presidente Barack Obama, el próximo 19 de mayo.
“Para avanzar en la construcción de un agenda de seguridad que contemple la siguiente fase de la Iniciativa Mérida, sobre la cual podamos generar una prospectiva razonable en la colaboración de ambos gobiernos; especialmente en materia de seguridad fronteriza”, añadió el titular de Gobernación, quien esta tarde acudió a la Casa Blanca a la ceremonia del 5 de mayo que encabezó el presidente Obama.

 

 

México, D.F., 5 de mayo (apro).- El subdirector de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), Anthony Placido, se dijo preocupado por la continuidad de la guerra contra el narcotráfico en México.

 “Nadie sabe quién va a ser el próximo (presidente) y si va a tener las mismas ganas de perseguir delincuentes”, declaró durante una audiencia en el Capitolio.

“Tenemos que ganar todo lo que podamos en esta gestión. En el nivel táctico operativo, quisiéramos tumbar a los jefes de los cárteles durante los próximos dos años”, manifestó en alusión al término del mandato de Felipe Calderón, en 2012.

Contrario al pronóstico del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, respecto a que la violencia en México declinará a finales de año, Placido replicó:

“En el corredor Reynosa, Nuevo Laredo-Matamoros, la violencia entre (los carteles del) Golfo y los Zetas está aumentando, y el gobierno de México está focalizado en Ciudad Juárez”.

Comentarios