"Haití: El rostro de la tragedia"

miércoles, 5 de mayo de 2010
MÉXICO, D.F., 5 de mayo (Proceso).- La galería Fundación Héctor García es donde se inaugura este 6 de mayo la exposición Haití: El rostro de la tragedia, conformada por apenas 30 de más de 2 mil imágenes captadas por el fotógrafo Benjamín Flores.

Las 30 imágenes que la componen son el resultado del viaje que, con motivo del terremoto que sacudió al país caribeño, realizó el fotógrafo de Proceso en compañía de la reportera Marcela Turatti en enero pasado. La cámara de Benjamín Flores dio cuenta de la devastación que produjo el terremoto de 7.2 grados entre la población haitiana. La resume Flores así:

“Fue importante a nivel profesional por la experiencia que te da, pero personalmente fue impactante y doloroso.”

Egresado de fotografía de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM en 1986, ha cursado diversos seminarios y talleres a lo largo de su carrera. Se ha desempeñado en El Sol de Morelia, en Michoacán, así como en otros periódicos y revistas. Desde 1992 se integró al equipo de fotografía de Proceso.

“Cuando trabajé en El Sol de Morelia, mi primer orden de trabajo fue un accidente en el que fotografié una camioneta ensangrentada, después me tocaron otras cosas que me ponían nervioso. La experiencia de haber tenido que cubrir el levantamiento del EZLN en Chiapas me sirvió para saber cómo moverme en Haití. Fue impactante: muertos por todos lados... y verlos después de cinco días, putrefactos en la calles. Trabajas y haces tu trabajo por una pasión, por difundir lo que pasa.”

Compara:

“Vivir personalmente el terremoto de 1985 en el DF y fotográficamente el de Haití fueron dos cosas completamente distintas: Aquí hubo participación de jóvenes y adultos, en Haití no.”

Para la selección del material de la muestra recurrió a la temática: saqueos, hospitales, escombros y las expresiones en los rostros de la gente. 

–¿Cómo fue el acercamiento con la gente en Haití?

–La gente nos pedía cosas, nos mandaba a los niños, y con mucha tristeza le decíamos que no, porque acercándose el primero llegaban los demás y nos quedábamos sin alimentos. Fue triste ver cómo se peleaban por una caja de galletas, pero así estaba la situación.

–¿Hubo alguna foto pensada en especial para la exposición?

–Sí, la de un niño de dos años que tenía el brazo gangrenado, y otra de una joven muy bella con unos ojos preciosos que tenía una pierna amputada.

Con la primera imagen se refiere a la portada de la revista 1734 que a finales de enero anunció el reportaje especial sobre Haití; la segunda, que apareció en las páginas interiores de ese mismo número, es la imagen de invitación para la exposición.

–¿Hubo algo que le hubiera gustado capturar en especial? 

–La sonrisa de la gente, las construcciones antiguas y los lugares que no conocí, excepto las ruinas, y el calor humano de los haitianos.

En el texto para el catálogo, escrito por Rafael Rodríguez Castañeda, director de este semanario, se lee:

“Al dominio de la técnica el trabajo de Benjamín Flores une la sensibilidad del fotoperiodismo verdadero: el que apunta, dispara y desnuda el dolor por encima del horror propio, que sólo puede superarse mediante alardes de honestidad profesional, como aquellos que dieron como resultado el material gráfico de esta exposición.

Haití: el rostro de la tragedia se inaugura a las 19:30 horas en Cumbres de Maltrata 581, colonia Periodista, donde estará un mes para después viajar a Morelia y Guadalajara, y durante un año itinerar por todo el país.  l


Comentarios