Resarcimiento de daños, exige víctima de Maciel

miércoles, 5 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de mayo (apro).- Juan José Vaca, uno de los primeros sacerdotes en desenmascarar la doble vida de Marcial Maciel, exigió hoy al Vaticano el resarcimiento de los daños provocados por el fundador de la congregación de los Legionarios de Cristo.

Abusado sexualmente por Maciel cuando tenía 12 años, Vaca demandó al Vaticano asumir su responsabilidad por los actos en que incurrió el cura pederasta. "No necesitamos nosotros ninguna confrontación de ningún tipo, necesitamos que acepten su responsabilidad y que nos resarzan los daños y prejuicios que se nos han hecho", dijo en entrevista con Carmen Aristegui.

El exsacerdote y expresidente de los Legionarios en Estados Unidos criticó que El Vaticano se desentienda de las víctimas que dejó a su paso Maciel. "Está sumamente programado, han minimizado cada uno de los párrafos, son siete párrafos enumerados por ellos y han calibrado muy bien las expresiones. “Han dicho lo que ellos han querido decir y lo que a ellos les ha convenido decir; con ellos quiero decir el Papa y las autoridades del Vaticano", añadió.

De acuerdo con Vaca, éste era un momento muy importante para que el Vaticano se sincerara, pues también son responsables de las conductas de Maciel al permitirle sus actos.

La acusación de Vaca se suma a la de los propios hijos del cura pederasta (Raúl y Omar González Lara), quienes fueron abusados por su padre, y en marzo pasado –en entrevista con Aristegui– exigieron del Vaticano un perdón público a todas las víctimas.

Los Legionarios de Cristo respondieron en México con un comunicado, en el que señalaban que compartían “el sufrimiento y pena de los miembros de la familia González Lara".

Los responsables de la organización también pidieron perdón a las víctimas de "los aspectos ocultos de la vida" de su fundador y aseguraron que esas informaciones sólo las fueron conociendo en los últimos años "progresivamente, con sorpresa y con gran dolor".

El pasado sábado 1, tras la investigación a la que fue sometida la congregación, el Vaticano aseguró que el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, cometió comportamientos "gravísimos y objetivamente inmorales" que han sido "confirmados por testimonios incontrovertibles".

Los cinco obispos, que durante ocho meses hicieron indagaciones sobre la congregación fundada por Marcial Maciel, se reunieron el viernes 30 de abril y el sábado 1 de mayo con el papa Benedicto XVI y con el cardenal Tarcisio Bertone.

En una nota emitida por el Vaticano se aseguró que los obispos llegaron a la conclusión de que "los comportamientos inmorales de Maciel son auténticos delitos y manifiestan una vida carente de escrúpulos y de genuino sentimiento religioso". "Tal vida no la conocía gran parte de los legionarios, sobre todo por el sistema de relaciones construido por Maciel, que supo crearse coartadas, obtener confianza, confidencia y silencio sobre circunstancias y reforzar su propio rol de fundador carismático", según el comunicado.

Además, agregó, los que dudaban de su comportamiento "crearon un mecanismo de defensa en torno a él que lo mantuvo durante tiempo inatacable, convirtiendo en misión difícil el conocimiento de su vida verdadera". Por tanto, continuó, “el descubrimiento y el conocimiento de la verdad sobre el fundador ha provocado en los miembros de la Legión sorpresa, desconcierto y profundo dolor, evidenciado por los visitadores (investigadores)".