Aguascalientes: narco utiliza falsos retenes para asaltar

jueves, 6 de mayo de 2010

AGUASCALIENTES, Ags., 6 de mayo (apro).- Por segunda ocasión en esta semana, un grupo de sicarios vestidos con falsos uniformes de corporaciones policiacas instalaron un retén, ahora en la carretera federal 45, en los límites con el vecino estado de Zacatecas, con el propósito de despojar de sus vehículos, así como golpear y amordazar a las personas que transitaban por ese lugar.

De acuerdo con denuncias de algunos afectados, la madrugada del pasado martes 4 el retén fue instalado a la altura del poblado San Pedro Sierra Gorda, cerca del entronque a Guadalupe. Ese día los presuntos sicarios detuvieron a por lo menos 15 vehículos de lujo, de los cuales bajaron a sus ocupantes con el pretexto de una revisión, pero después los golpearon, les quitaron todas sus pertenencias y los amordazaron, luego de lo cual los subieron en grupos a la caja de una de las camionetas.

Las víctimas fueron abandonadas en caminos de terracería y puntos despoblados, cerca de la carretera, desde donde caminaron  para buscar ayuda.

De acuerdo con testimonios recabados por medios locales, al presentar sus denuncias ante la PGJE, los afectados dijeron que habían escuchado a los sicarios decir que pertenecían a la organización de El Chapo Guzmán y que habían llegado a Zacatecas para acabar con Los Zetas.

Esta mañana, el noticiero radiofónico local de Radio Mexicana reportó la instalación de un nuevo retén tipo militar que operó de la misma manera que el anterior, sólo que ahora fue atribuido a Los Zetas.

Según el noticiero, el retén fue colocado alrededor de las 4:00 horas, a la altura de la localidad de Cosío, después de un tramo de la carretera hacia Zacatecas que se encuentra en reparación.

Tras conocer las denuncias, el secretario de Seguridad Pública del estado, el general Rolando Hidalgo Eddy, sugirió a los aguascalentenses abstenerse de viajar a Zacatecas o de utilizar la carretera federal.

Hasta esta mañana, el gobierno de Amalia García Medina no se había pronunciado sobre el hecho,  y ayer el secretario de Gobierno zacatecano, Octavio García, dijo que no tenía información sobre las denuncias.