Aprueba el Congreso de Jalisco la reinstalación de retenes militares

jueves, 6 de mayo de 2010

GUADALAJARA, Jal., 6 de mayo (apro).- A propuesta del PAN, el Congreso estatal aprobó con 32 votos a favor, dos en contra del PRD y cinco abstenciones un punto de acuerdo para que se reinstalen retenes militares en ciertos sitios de la entidad ante la ola de narcoviolencia que afecta a la entidad.
    Desde la tribuna, el diputado panista Gustavo García Zambrano explicó que los retenes se van a colocar en diez municipios de la región de Colotlán, y descartó que este sea el primer paso para luego desplegarlos en la zona metropolitana de Guadalajara.
    La medida no es nueva: En 2006, se instalaron retenes en la zona del norte del estado, particularmente en los límites con Zacatecas.
    El presidente de la Mesa Directiva, el perredista Raúl Vargas López, se pronunció en contra de la medida:
“No justificamos bajo ninguna circunstancia la presencia de militares en Jalisco. El artículo 19 los prohíbe. La militarización no ha ayudado a abatir la inseguridad; al contrario, se ha reflejado en mayores índices de violencia y más violaciones a los derechos humanos y las muertes de inocentes, de jóvenes, de niños que caen en el fuego cruzado o confundidos con delincuentes”, acusó.
    En la misma sesión se aprobó que comparezcan ante los diputados el secretario de Seguridad Pública, Luis Carlos Nájera, y el procurador Tomás Coronado, así como los directores de Seguridad Pública de la zona metropolitana, con el fin de que expongan sus planes de coordinación y se elabore una estrategia efectiva.
    El presidente de la Junta de Coordinación Política, el priista Roberto Marrufo, explicó que las medidas deben tomarse urgentemente, pues ya hay temor entre la población:
“Al parecer la delincuencia ya ha rebasado a los órganos de prevención en seguridad, por eso urge hacer efectiva la labor de los cuerpos policiales de Jalisco”, exigió.
    Como ejemplo, puso el asalto a mano armada que sufrió el diputado perredista Raúl Vargas López la noche del miércoles anterior, en que le robaron la camioneta Jeep Comander que le había sido asignada por el Legislativo .
“Afortunadamente no le dañaron su integridad física, pero esto demuestra el alto índice de delincuencia que priva en la ciudad”, denunció Marrufo.
    Curiosamente, Vargas López votó en contra de los retenes militares a pesar de haber sufrido un asalto anoche en el cruce de las avenidas La Paz y Circunvalación en la capital tapatía. Además, el diputado rechazó la posibilidad de que le asignaran escoltas para su custodia.