Y senadores del PAN arremeten contra gobernadora de Yucatán

viernes, 7 de mayo de 2010

MERIDA, Yuc., 7 de mayo (apro).- Senadores panistas acusaron a la gobernadora Ivonne Ortega Pacheco de tratar de inferir en otros poderes, para acallar las críticas y cuestionamientos contra su administración, y la emplazaron a debatir para aclarar las presuntas irregularidades detectadas en su gestión, como la compra de tierras ejidales en Ucú, donde se planea un megadesarrollo urbanístico.

El senador Alfredo Rodríguez y Pacheco dijo que “por la vía del discurso y la coacción de la libertad de expresión”, Ortega Pacheco pretende resolver el problema de las tierras de Ucú”.

Hace una semana, diputados federales y senadores del PAN interpusieron una denuncia penal, luego de que el gobierno del estado compró 3000 hectáreas en zona ejidal, y para poder hacer la compra, dijeron, se endeudó con 360 millones de pesos. Añadieron que los campesinos no han recibido aún su pago.

Ante una investigación realizada por el Diario de Yucatán y retomada por los legisladores panistas, el gobierno estatal, a través de su Consejero Jurídico rechazó que haya alguna irregularidad en la compra de las tierras, donde se proyecta un megadesarrollo urbanístico.

Ortega Pacheco, con el fin de acallar las críticas por este caso, envió una carta a los coordinadores de las fracciones parlamentarias del Senado y a los presidentes de las comisiones de Vivienda y Reforma Agraria, donde arremete contra el senador Hugo Laviada.

“El senador Laviada cruzó una de las líneas de la decencia política  al pasar de las falsas acusaciones sobre el procedimiento jurídico seguido por mi gobierno para adquirir las tierras ya mencionadas, a la franca incitación de la confrontación entre el orden federal y estatal”, señala la carta.

La mandataria, en esa misiva, advierte que sólo la detiene el fuero del senador para ser requerido por sus declaraciones.

Ante eso, el senador Rodríguez y Pacheco se solidarizó con su compañero y emplazó a Ortega Pacheco a abordar el tema de frente, no a través a misivas a otros senadores, de la que sólo envía copia al involucrado.

El senador Laviada advirtió: “No nos vamos a callar ni a dejar intimidar. Seguiremos defendiendo los intereses del pueblo yucateco”, al calificar la actitud de la gobernadora como “desproporcionada, pues sobrepasa los espacios entre poderes”.

Añadió: “Con esta carta, la gobernadora pretende justificar su incapacidad para explicar a los yucatecos la adquisición de las 300 hectáreas y el préstamo que solicitó de 360 millones de pesos. El camino más fácil es descalificar la actitud y confrontar a los senadores, que forman parte de un Poder muy diferente al Ejecutivo estatal”.

Comentarios