Javier Bátiz a favor de los inmigrantes

domingo, 9 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 9 de mayo (apro).- La leyenda del rock fronterizo nacional, Javier Bátiz, apodado El brujo desde comienzos de la década de los sesenta, cuando fundó su banda Los TJ’s en Tijuana, Baja California, comenta sobre el tema migratorio:

“Si Estados Unidos está en su derecho de impulsar medidas legales para controlar la entrada de ilegales a su país, el gobierno mexicano y nuestros inmigrantes también tienen todo el derecho del mundo en cuestionarlas, sobre todo si consideran se trata de leyes con tintes racistas y violan sus derechos humanos, como la SB 1070 de Arizona.”

         A sus 65 años de edad, el guitarrista que entre 1957 y 1963 dio las primeras lecciones de rock y blues al hoy internacionalmente célebre músico jalisciense Carlos Santana, declara desde el mero corazón de su natal Tijuana:

“A mí no me gusta meterme en partidos ni política. Sin embargo, fastidia cuando existe cualquier tipo de discriminación, donde sea. Además, hay otra onda, desde mi personal punto de vista: creo que la migración existe, pues los gabachos son unos güevones, y estoy hablando de la clase trabajadora de Estados Unidos.

“Entonces, cuando llegan los mexicanos allá con muchas ganas de hacer dinero y de trabajar (porque sabemos que son bien chambeadores y le entran con fe a todo), sucede que les tumban la chamba a los gabachos flojos, quienes por estar en su propia tierra, se enojan contra ellos.”

Especifica:

“Se dice ‘mexicanos’ en general, pero en la ola de indocumentados latinoamericanos que llegan a Estados Unidos hay de Perú, de Bolivia, del Caribe, de Centroamérica, etcétera. Y como la migración pasa por México, para los gabachos prácticamente todos son ‘mexicanos’ que te aguantan de todo, hasta madrazos, con tal de chambear del otro lado. No se vale. No por ser ilegales ya resulta justo que los gringos en su país los traten sin respeto, con malicia y con tanta maldad.”

Bátiz lamenta los “crímenes cotidianos” contra inmigrantes en ciudades como Nueva York (“allá mataron hace poco a un chico peruano”) y Chicago (“donde le tocó a una pobre chamaca de Venezuela”).

El brujo Bátiz revienta:

“Inclusive en España, allá en la Madre Patria les ponen en la torre a mexicanos y latinoamericanos o, como les nombran feamente, sudacas. En fin, yo veo una actitud xenófoba que hace pocos años no se daba así de gacho. ¡Y todo porque los extranjeros de origen latinoamericano les caen gordos a la gente española!”.

Para el músico tijuanense, “todos nacemos iguales, encueraditos, pero hay gente que no tiene chanza de hacerla en la vida”, y por frustración “el individuo se rebela ante la miseria”.

Prosigue:

“Aquel que vio que su mami no pudo trabajar o que su papi no la pudo hacer y nunca tuvieron casa (ya olvídate de televisión o de automóvil), van a parar a las cárceles que están llenas, pero de gente que fue a robarse un pan, unos pañales para sus bebitos… Y ojo, no te hablo de México, te estoy hablando de los jóvenes sin hogar en Estados Unidos…

“Precisamente orita en California están haciendo más grande la cárcel de San Diego, para meter a todos los homeless y gente que anda robando carteras para comer porque no hay nada, no hay trabajo, están homeless, no tienen casa. Se trata de una situación internacional y no privativa de México nada más. La violencia y las guerras en el mundo van al parejo de una sobrepoblación acelerada que ha provocado el hartazgo de los seres humanos, ¿por qué? Pos ya somos demasiados en el planeta.”

Para colmo, el globo terráqueo “se está reacomodando con frecuentes temblores, volcanes en erupción y tremendos tsunamis que nadie esperaba, como si nuestra Madre Tierra protestara: ‘¡Ya me tengo que sacudir esa bola de porquerías con que me han llenado…!’.”

--¿Cuál cree usted que sería la vía del diálogo para un acuerdo binacional México y Estados Unidos? ¿Considera que la despenalización de las drogas ayudaría a disminuir la violencia en nuestros países?

--Si los propios presidentes gabachos no han podido hallar la solución, menos van a escucharme, aparte de que no soy nadie para proponer soluciones.

Estalla en carcajadas:

“A pesar de que yo soy el famoso Bátiz de Tijuana, estoy marginado en México. No quieren admitir que existo. Y eso que voy a grabar mi álbum número 40 para Discos Denver. Estoy componiendo increíble y me veo re bien, todavía estoy enterito, ni me falla nada…”

El brujo Javier Bátiz, quien vive en la calle 4ª de Tijuana con su mujer baterista, Claudia Madrid Hernández, se despide así:

“Yo estoy dando clases en Rosarito y en Tecate a chamaquitos, les recomiendo que aprendan a tocar bien el blues, el rock y los sones, pero que eviten las drogas y el pisto, porque en México los artistas mueren borrachitos y de tristeza, como pasó con mis amigos rocanroleros, debido a la indiferencia que sufren los músicos en nuestro país.”

 

ap/cvb

--FIN DE NOTA--

/V/V

 

Comentarios