"Mujeres tras las rejas" en Infinito

domingo, 9 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 9 de mayo (apro).- La Cárcel de Mujeres de California Central (CCWF, por sus siglas en ingles) es la institución penal más grande del mundo, inaugurada en 1990. Ahí se introdujo, con su cámara televisiva, el canal de paga Infinito para entrevistar a las internas. Y ellas no sólo cuentan por qué están presas, también charlan sobre el tráfico y contrabando de drogas en el lugar.

         Es una serie titulada Mujeres tras las rejas, que se proyecta en mayo todos los miércoles a las 20:00 horas y se repite los domingos a la media noche. En uno de los capítulos se hace énfasis en que el número de detenidas en la CCWF supera al de todas las prisiones de mujeres de Italia, Inglaterra y Francia juntas.

Además, el 80% de su población ha sido abusada física y sexualmente en su infancia, y los programas muestran cómo esos horrores condujeron a sus víctimas a cometer los crímenes que las llevaron a estar tras las rejas.

         Son historias muy estremecedoras y sorprendentes. Pero Infinito no sólo entra a esa cárcel de California. Visita otras dos de esas instituciones estadounidenses para revelar una realidad radicalmente diferente a la que se puede ver en aquellas destinadas a los varones.

         En California, casi 76% de las detenidas han sido sentenciadas por delitos de droga, hurto menor u otros delitos no violentos. La cantidad de mujeres sentenciadas por crímenes violentos ha disminuido desde 1995. Y una de cada cuatro de las encarceladas ha sido sentenciada por posesión de droga o hurto menor con antecedentes.

Desde tiempo atrás, en Nueva York, entre 1982 y 1989, la cantidad de mujeres sentenciadas por crímenes violentos disminuyó y la cifra de sentenciadas por droga aumentó 20 veces.

¿Qué hace reflexionar Mujeres tras las rejas? Que el factor que ha llevado a muchas mujeres a la prisión es la mala situación económica, ya que 80% de las presas de California son madres que tienen por lo menos dos hijos que dependen de ellas.

La revista Scientific American ha investigado la situación de madres solteras que son beneficiadas por un fondo de Estados Unidos y no les alcanza esa ayuda para comprar artículos de primera necesidad.

Una interna le dijo al Centro Nacional de Justicia Juvenil y Criminal estadounidense:

“Cuando hablo con mis hijos, me dicen: ‘Por favor, no robes, podemos aguantar’. Pero nunca han tenido que aguantar, porque he robado para darles lo que necesitan: he abierto paquetes de pañales para sacar uno.”

La serie documental Mujeres tras las rejas también hace pensar en las mujeres de las cárceles de México. Su situación es parecida. Y aún falta decir cómo son tratadas en esas instancias.

Comentarios